ÚLTIMO REPARTO DEL AÑO 2018 y CALENDARIO DE REPARTOS 2019

Hola a tod@s,

El pedido está listo en el portal web www.biosegura.es, a recoger el MARTES 18 de DICIEMBRE de 2018. Recordad que es el último reparto del año, volvemos ya el martes 8 de enero. Adjuntamos calendario de repartos 2019.

Aprovechad para provisionaros para estas dos semanas con productos eco de cercanía. Esta semana acompañamos el pedido con una plantita, obsequio del vivero La Almajara.

Os deseamos un feliz cambio de año.

Saludos biosegureños,

La Junta Directiva

………………………………………………………….

                Teléfonos y mails de contacto:

                Para información general: biosegura@gmail.com

                Para pedidos: pedidos.biosegura@gmail.com

DÍA DE REPARTO: 627227590-677111628

OFERTA E INFORMACIÓN GENERAL: Paco 627227590

INCIDENCIAS PEDIDOS, SALDOS, CUOTAS: Heidi 677111628

CONTABILIDAD EXTERNA: José García (GESTINOR SL).

LISTA DE CORREO Y WEB: Paco: biosegura@gmail.com

COMERCIO JUSTO: Ángel: concordia28@hotmail.com

PORTAL, SOFWARE LIBRE, Y PROGRAMAS DE GESTIÓN: santi@programacionsocial.net

CURSOS Y VIVERO: Rafa: lalmajara@gmail.com

FACEBOOK: http://www.facebook.com/AsociacionBiosegura

El Consell aprueba el Plan de Acción Territorial de Ordenación y Dinamización de la Huerta de València y protege 11.000 hectáreas

http://lacronicaindependiente.com/2018/11/el-consell-aprueba-el-plan-de-accion-territorial-de-ordenacion-y-dinamizacion-de-la-huerta-de-valencia-y-protege-11-000-hectareas/

– El PATHV se configura como un instrumento para abordar la gestión sostenible de la huerta para preservarla, regenerarla y dinamizarla

– Como documento de ordenación del territorio y de gestión del paisaje aborda desde una visión supramunicipal e integrada, los problemas que tiene la Huerta de València

TEXTO L.C.I./E.D.G.

El Consell ha aprobado el Plan de Acción y Dinamización de la Huerta de València, PATHV, que se configura como un instrumento para abordar la gestión sostenible de este espacio y cumplir los objetivos de preservar, regenerar y dinamizar la huerta según establece la Ley de la Huerta.

El PATHV, como documento de ordenación del territorio y de gestión del paisaje, aborda, desde una visión supramunicipal e integrada, los problemas que tiene la huerta de València y que se centran en una falta de viabilidad del modelo agrícola, el envejecimiento de la población activa agraria, la presión urbanística sobre los suelos agrícolas, la fragmentación del territorio y la ruptura de la conectividad ecología.

Este espacio, de gran valor, también sufre, entre otros, la contaminación de las aguas por vertidos urbanos, la degradación del paisaje, la mejora de la eficiencia del riego, el deterioro del patrimonio cultural, la falta de concienciación ciudadana respecto de los valores de la huerta, la ausencia de una planificación integrada y el deterioro de los bienes y servicios ambientales.

Objetivos

En este contexto, el PATHV se marca como objetivos preservar los terrenos agrarios de la huerta de Valencia y recuperar los espacios degradados, así como garantizar la continuidad de los corredores ecológicos y funcionales, para evitar su fragmentación y falta de viabilidad, y mejorar los servicios ambientales de la huerta: lucha contra inundaciones, mitigación cambio climático, alimentos de proximidad, etc.

También pretende orientar los nuevos desarrollos en la huerta de forma que sean compatibles con su protección, priorizando la regeneración de los tejidos urbanos existentes a los crecimientos de nuevo suelo; preservar y poner en valor el patrimonio cultural y el paisaje de la huerta y dinamizar la actividad agrícola y la mejorar la calidad de vida de los agricultores.

Además, busca impulsar la huerta con nuevas actividades económicas compatibles y complementarias con la actividad agraria; establecer un régimen de usos y actividades que permita compatiblizar la actividad productiva con la conservación activa de sus valores; fomentar medidas que favorezcan la presencia equilibrada de mujeres y hombres en las actividades económicas, visibilizando el trabajo femenino, e incorporando a las mujeres a la titularidad de las explotaciones, y promover el acceso y disfrute público del paisaje de la huerta de València de manera respetuosa con la actividad agraria.

Para alcanzar el cumplimiento de estos objetivos, el PATHV propone un conjunto de acciones que han sido ampliamente debatidas en el proceso de participación pública con la finalidad de alcanzar el máximo consenso posible entre el conjunto de actores involucrados en la gestión de este espacio.

Líneas de actuación

En este sentido, sus grandes líneas de actuación son preservar más de 11.000 hectáreas de huerta amenazadas por los procesos urbanísticos, y por la especulación del suelo, que pasan a clasificarse como suelos no urbanizables protegidos.

Igualmente introduce medidas de apoyo a las agricultoras y agricultores que permitan complementar sus rentas a través de las actividades terciarias permitidas: restauración, turismo rural, puntos de venta directa, etc.

Del mismo modo, mejora los bienes y servicios ambientales que presta la Huerta: lucha contra las inundaciones, cambio climático, biodiversidad, absorción de contaminantes atmosféricos, mejora del confort climático, etc.

Así el PATHV establece todo un conjunto de conectores ecológicos y territoriales que favorecerán el movimiento de las especies, y los intercambios de masa y energía entre los ecosistemas.

Además incentiva el mantenimiento de la vegetación arbórea existente, fomenta las buenas prácticas agrícolas que permiten menores emisiones de CO2, favorece la recarga de los humedales, frena la intrusión salina y limita formas de contaminación como la lumínica y la acústica.

El PATHV propone una gradación de usos y actividades compatibles con la Huerta en función de los valores presentes en cada una de las tipologías que establece, e incentiva la recuperación de la Huerta degradada mediante el desarrollo de figuras urbanísticas definidas en la Ley de la Huerta: los enclaves y los sectores de recuperación de la Huerta y fomenta la rehabilitación del patrimonio cultural de la Huerta.

De igual manera, define unos espacios de crecimiento urbanístico futuro para los municipios (zonas rurales comunes), aunque la suma de estas superficies no podrá superar en ningún caso la de la huerta que se propone rehabilitar, y propone un plan de uso público centrado en la educación ambiental y la cohesión social.

Por último, el plan determina un conjunto de condicionantes a las infraestructuras que se puedan implantar en la Huerta, tanto las nuevas como la ampliación de las existentes, para conseguir una adecuada integración paisajística, que pongan en valor la Huerta y no impidan la percepción y conservación activa de sus valores; y propone la utilización de corredores de infraestructuras integrados para evitar su dispersión y con ello aumentar la fragmentación de la Huerta.

 

La Unesco elige los muros de piedra seca en España y otros siete países como Patrimonio de la Humanidad

https://elpais.com/cultura/2018/11/28/actualidad/1543413056_211434.html

La Convención de la Organización de las Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura examina esta semana varias candidaturas en Mauricio

Muro de piedra en seco en Vilafranca (Castellón). FRANCESC MIRALLES

El arte de construir muros en piedra seca, tradicional en zonas rurales de Croacia, Chipre, Francia, Grecia, Italia, Eslovenia, España y Suiza, fue inscrito hoy por la Unesco en su Lista Representativa del Patrimonio Cultural Inmaterial de la Humanidad. El Comité de Salvaguardia del Patrimonio Cultural Inmaterial de la Unesco consideró que “los muros de piedra seca desempeñan un papel esencial en la prevención de corrimientos de tierras, inundaciones y avalanchas”. Una candidatura que por parte de España incluye a nueve comunidades autónomas en las que este arte está presente: Andalucía, Aragón, Asturias, Baleares, Canarias, Cataluña, Extremadura, Galicia y Valencia.

La Convención de la Organización de las Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura (Unesco) anunció la decisión en su reunión de Port Luis (República de Mauricio), donde examina esta semana varias candidaturas para la citada lista.

Este tipo de muros se realizan mediante el apilamiento de piedras sin usar otros materiales de construcción salvo tierra seca, y están muy extendidos, sobre todo, en zonas rurales de estos países europeos, según se extrae del comunicado emitido por la Unesco. Estas estructuras no hacen daño al medio ambiente y son “un ejemplo de relación equilibrada entre el ser humano y la naturaleza”, según la Unesco. Además de servir en la prevención de desastres naturales, también contribuyen a luchar contra la erosión y desertificación, a mejorar la biodiversidad y a crear condiciones microclimáticas propicias para la agricultura.

Esta era una de las candidaturas de España que la Unesco evaluaba, junto a las tamboradas, repiques rituales de tambor propios de diversas localidades (Teruel, Albacete y Córdoba, entre otras). También se anunció hoy la inclusión de las Parrandas de la región central de Cuba, una fiesta popular carnavalesca con origen en el siglo XVIII.

La Unesco evalúa otras propuestas latinoamericanas como las expresiones rituales y festivas de la cultura Congo de Panamá, la romería de Zapopan (centro de México), la tercera peregrinación más importante del país y el chamané, un estilo de música y danza propio de la provincia de Corrientes (Argentina).

La lista representativa del Patrimonio Cultural Inmaterial de la Humanidad reúne actualmente 399 tradiciones y conocimientos protegidos por el organismo de la ONU y 52 elementos más cuya supervivencia se considera amenazada, a la que se suman las candidaturas evaluadas esta semana en Mauricio.

Este martes, la entidad de la ONU anunció también que se incluirá la lucha tradicional coreana “ssirum/ssireum”, una propuesta conjunta de las dos Coreas que constituía una iniciativa sin precedentes y con la que pretende contribuir a la reconciliación.

La Unesco también evaluó hoy las candidaturas para la Lista del Patrimonio Cultural Inmaterial que precisa medidas urgentes de salvaguardia e incluyó siete elementos, entre los que se encuentran el teatro de sombras de Siria o tres ritos de paso masculinos de la comunidad masái en Kenia (Ekinpaata, Eunoto y Olng’esherr).