http://www.cadenaser.com/carnecruda20/

Carne Cruda 2.0 (04/06/13) – S.O.S. La costa española en peligro de muerte

 Cabezas de turcojunio 4, 2013  

SOS La costa española en peligro de muerteHa vuelto a suceder en mayo. La gente se ha concentrado en una plaza a protestar, la policía ha acudido a desalojarla con métodos violentísimos y una marea de gente ha acudido más indignada aún hasta llenar la plaza. Ha vuelto a suceder. Un pueblo cansado de agresiones del poder ha despertado, ha salido a la calle, ha tomado una plaza, ha retomado el espacio público y ha vuelto a prender la llama de la indignación.

Esta vez no ha sucedido en España ni en el norte de África. Está sucediendo en Turquía. Antes fue en la plaza de Tahrir. Después en la Puerta del Sol. Ahora sucede en la Plaza de Taksim de Estambul. La rebelión de los pueblos sigue extendiéndose. Es un motivo de alegría y de esperanza que me devuelve el coraje adormecido.

Turquía en estos días me recuerda mucho a España hace dos años. Como aquí, allí el pueblo llevaba muchísimos años sin levantarse. Las razones para hacerlo ahora son parecidas a las que aquí padecemos. Todo empezó con un grupo de activistas que protestaban contra el derribo de un parque público para construir un centro comercial. Protestaban contra la venta del espacio de todos a unos pocos. Protestaban por lo que protestamos muchos: contra este capitalismo que devora nuestras ciudades, nuestras vidas, nuestros parques para convertirlo todo en una gran superficie de negocio en la que solo somos clientes.

Y protestan por algo más. Protestan también por el autoritarismo de Erdogan, por la restricción de libertades, el control mediático por parte del gobierno y la mayor presencia de la religión en el Estado. Autoritarismo, restricción de libertades, control mediático, aumento de la religiosidad estatal: Turquía en estos días me recuerda mucho a España en estos días.

Turquía es España. Como aquí, allí el gobierno ha enviado a sus fuerzas de choque policiales, a sus perros de presa, que han mordido hasta el hueso. Han utilizado agua a presión, pelotas de goma, gases lacrimógenos. Se habla de dos personas muertas. Una de ellas, un joven que murió ayer. Una mujer está en estado crítico y necesita una cirugía cerebral. 1.700 personas han sido detenidas en 19 ciudades. Algunos blogueros informan de varias personas que han perdido el ojo por los disparos de los antidisturbios. Turquía en estos días me recuerda mucho a España en estos días. Como aquí, allí el gobierno de Erdogan ha despreciado a los indignados, los ha llamado vagos y les ha dicho que se vayan a beber a casa. El poder siempre tiene el vicio de acusarnos de sus propios vicios. También los medios de comunicación oficiales y oficialistas han tratado de ocultar o menospreciar a los indignados. Como en el 15M. Ladran, luego cabalgamos.

Ciudadanos turcos, como tú y como yo, nos piden ayuda a través de las redes. Nos piden visibilidad internacional, apoyo y difusión para presionar a su gobierno, para evitar más muertos y heridos, para no sentirse solos. Los indignados turcos nos necesitan y nosotros necesitamos a los indignados turcos. Ahora que nuestra llama se empieza a apagar, necesitamos este nuevo chute de gasolina de los turcos.

Necesitamos la gasolina de los indignados turcos porque no queremos seguir siendo cabezas de turco. Por el momento han conseguido que no se construya el centro comercial aunque quizá se construya una mezquita. O sea, sustituyen un monopolio por otro.

No podemos bajar la guardia. Les deseo todo el ánimo del mundo a los turcos. Nos lo deseo a nosotros mientras me digo: No somos cabezas de turco. Somos turcos. 

Defienda al débiljunio 3, 2013  

‘Carne Cruda 2.0’, en ‘Hora 25’ (03/06/2013) – Soraya tiene más cargos que un delincuente

 Nos paseamos por la feria del Libro, asistimos a los problemas de Soraya Sáenz de Santamaría y sus múltiples cargos, viajamos al futuro y visitamos Españakis, y jugamos al nuevo vídeo juego ‘Súper Mariano Bros’.

La semana empieza trágicamente con un hombre que se ha quemado a lo bonzo frente a la sede de Salud de la Junta de Andalucía en Málaga. Todo apunta a que se prendió fuego en protesta por los retrasos de la Administración en pagar las ayudas a la dependencia para su madre. La mujer ya ha fallecido pero en su momento no recibió la ayuda que pidió. La junta alega que no presentó todos los papeles requeridos aunque a la mujer se le había concedido una dependencia severa. No sabemos aún todos los detalles del caso pero el gesto desesperado de este hombre saca a la luz una realidad atroz: miles de personas han muerto esperando las ayudas a la dependencia. Miles de familias se queman por dentro esperando un apoyo del Estado que no llega.

Hoy publica El Pais varias historias y cifras espeluznantes. Están en lista de espera más de 218.000 personas. Casi una de cada cuatro personas con derecho ayuda aún no la recibe. Y lo que es peor: algunos que la recibían la están perdiendo. En solo ocho meses, 19.000 beneficiarios de la ayuda a la dependencia se han quedado sin apoyo económico por culpa del atroz recorte del gobierno: más de 1000 millones.

Y aún se atreve el ministro de Justicia a decirle a Eduardo Madina de la oposición: “Muchos ojos le observan, defienda al débil”. Las palabras de Gallardón le traicionan: alguien debe defender al débil porque su gobierno no lo hace, el ministro no lo hace. El ministro de justicia quiere obligar a las mujeres a dar a luz a personas dependientes a las que su gobierno ha abandonado. Eso no es defender la vida y a los débiles: eso es condenar a una muerte en vida, es matar en diferido.

Muchos más ojos observan al gobierno y ven como el ejecutivo no defiende al débil, es más, le golpea, le abandona, le deja morir, le lleva a matarse. Lo llaman Ejecutivo porque ejecuta. Pero ejecuta a personas, no ejecuta la ley. Solo la ejecuta cuando conviene a su ideología. Y a los bancos. A ellos sí les defienden.

A los débiles, el gobierno les empujan incluso a quemarse vivos, como a aquella mujer que se prendió fuego porque su banco se lo había quitado todo. Murió hace solo unos días.