La otra Europa fija sus batallas en Florencia

Las políticas de austeridad de la Unión Europea marcaron el décimo aniversario del Foro Social Europeo celebrado en Italia.
J. Marcos y Mª Ángeles Fernández / Florencia (Italia)
Jueves 22 de noviembre de 2012.  Número 185  Número 186 PERIÓDICO DIAGONAL
JPG - 55.2 KB
PROPUESTAS. Encuentro en Florencia de movimientos sociales de Europa. / Foto: J. Marcos.

Democratizar la Unión Europea o abolirla. Crear otra Europa desde la actual o partir de cero. Una u otra. Son las dos posturas de trazo grueso que dialogaron en el Foro Social Europeo Firenze 10+10, celebrado entre el 8 y 11 de noviembre en Italia. Hubo acuerdo en forma de nuevas fechas: las próximas batallas de una guerra que saben que es a largo plazo contra la troika y sus políticas.

El calendario de lucha para los próximos meses salió marcado de Florencia, una cita que hace tiempo estaba fijada en rojo en el almanaque por cumplirse el décimo aniversario del primer Foro Social Europeo celebrado también en esta ciudad italiana. Sobre el “enemigo” no hubo dudas: las políticas de austeridad de la UE, el neoliberalismo, los recortes, “un Gobierno de élites para élites”, en palabras de la veterana activista de ATTAC, Susan George. La necesidad de contrarréplica tampoco dejó lugar a titubeos.

“Para cambiar las políticas hay que cambiar la correlación de poderes. Ningún país puede ganar esta lucha por sí solo. Debemos obligar a los gobiernos a que nos oigan y debemos unirnos para ello”, insistió la autora del Informe Lugano.

Coincide su colega del Transnational Institute Brid Brennan: “Sólo la movilización organizada puede ganar terreno al neoliberalismo. Va a ser un proceso largo al que no quiero poner tiempo alguno. Pero es muy interesante cómo en los dos últimos años la clase política en Europa, junto al poder corporativo, se ha ido consolidando y ha sido capaz de establecer una legislación a su medida, que ha absorbido tanto la soberanía de los individuos como la soberanía de las naciones”.

Pero Firenze 10+10 se enroscó en el cómo. No hubo acuerdo en las formas. El Foro Social Europeo resultó un debate arduo con intentos de convergencia que no lograron una respuesta concreta más allá de las fechas. Buscaban la creatividad y la acción pero se quedaron en el calendario. “La gente va por delante de nosotros, hay movimientos sociales cuyas reivindicaciones van por delante de lo que nosotros estamos debatiendo aquí”, expuso indignada Feli Velázquez, del PCE y de la Plataforma de Afectados por la Hipoteca.

El reclamo de acciones contundentes y llamativas en todo el ámbito europeo fue constante. Algunas ideas se pusieron sobre la mesa pero ninguna logró el consenso suficiente. “No hemos sido capaces de hacer un documento más sustancial en el que se ponga quiénes son los responsables de lo que sucede. Nos falta trabajo para construir sobre la mayoría de las cosas que nos unen y no dejar que las cosas en las que no tenemos consenso bloqueen el resto”, criticó asimismo Tom Kucharz, de Ecologistas en Acción.

No son pocas las voces que ven en los sindicatos mayoritarios (hubo grandes ausencias en Firenze 10+10) los tapones de una actitud más beligerante contra la UE. “En la mesa de trabajo en la que he participado ha habido rifirrafe con el tema de los sindicatos, pero tampoco hay que perder el tiempo en hablar de quienes no están. Ellos verán si se suman, es su responsabilidad”, argumenta Velázquez. La crítica a las confederaciones de trabajadores también llegó por parte de Kucharz: “Los sindicatos mayoritarios bloquean una lucha de más confrontación contra la UE, autoritaria y neoliberal, pero cada vez están más acorralados por sus bases”.

El calendario de acciones

La agenda queda, eso sí, de lo más completa. La otra Europa tiene claro que ha de salir a la calle. La cita más importante será en Bruselas el 23 de marzo de 2013, coincidiendo con la reunión de primavera de la Comisión Europea. Antes, el Día Mundial del Migrante para el 18 de diciembre, las acciones contra los bancos entre el 23 y el 27 de enero y movilizaciones feministas contra las medidas de austeridad y la deuda el 8 de marzo. Luego será el turno del Foro Social Mundial en Túnez entre el 26 y el 30 de marzo, blockupy Frankfurt en mayo, Alter Summit en Atenas a principios de junio y, finalmente, otra cumbre alternativa al G8 en el Reino Unido, también en junio.

Muchas batallas por delante, pero sin concretar la estrategia. El descontento ante la ausencia de medidas concretas fue manifiesto en una parte de los 2.500 participantes de Firenze 10+10.

Un aforo, por cierto, a medio camino de las estimaciones que habían hecho los organizadores. Los griegos, que llevan más de 20 huelgas generales a sus espaldas, reclamaron más acción. Fueron los más decepcionados.

La sensación agridulce fue constante. “Ha habido bastante adelanto a la hora de olvidar nuestras causas personales e intentar buscar vías de unión europeas. Aunque soy pesimista porque al mismo tiempo que estamos aquí se están tejiendo otras redes que conectan movimientos sociales de toda Europa y que no están aquí; se están tejiendo interrelaciones paralelamente. Es complicado ponernos todos de acuerdo”, afirma Doris Gutiérrez, del 15M. Complicado a la par que desafiante. “Tenemos ante nosotros el gran reto de construir nuevas formas de representación”, concluyó Brennan.