En el Día Mundial del Comercio Justo, las organizaciones reclamamos un modelo económico más humano y sostenible para salir de esta crisis

http://comerciojusto.org/comunicadodiamundialcomerciojusto2020/

por Coordinadora Estatal de Comercio Justo | 4/05/2020

En el Día Mundial del Comercio Justo, sábado 9 de mayo, las organizaciones  de este movimiento reivindicamos que para salir de la crisis global provocada por la COVID-19 es necesario desarrollar otro modelo económico que ponga en el centro los derechos de las personas y el cuidado del medio ambiente frente a la acumulación de beneficios.

La desigualdad y la crisis climática son las principales consecuencias del actual modelo económico basado en un consumismo desmesurado e insostenible y cuyo único fin es la generación de capitales. La crisis sanitaria ha puesto de manifiesto la vulnerabilidad de este sistema que deja a demasiadas personas atrás, en condiciones indignas, sin sus necesidades vitales básicas cubiertas. El movimiento del Comercio Justo defendemos que la salida a esta crisis deber ser global y colectiva, y debe apostar por un cambio en el sistema económico que priorice la dignidad humana y la protección del planeta. Y manifestamos que esto no solo es posible sino que es absolutamente necesario.

Esta es nuestra reivindicación desde hace varias décadas, pero este año, en el Día Mundial del Comercio Justo queremos decirlo, si cabe, en voz más alta y clara, a pesar de tener que celebrar esta Día de manera virtual (#DiaMundialComercioJusto), y no en las calles como venimos haciendo estos años.

Nuestras tres principales demandas son:

Las personas frente a los beneficios económicos. Derechos laborales y vida digna para trabajadores y trabajadoras de todo el mundo.

Esta crisis ha puesto de manifiesto la paradoja de que muchos de los trabajos peor remunerados, como el cultivo de alimentos, son los esenciales para nuestra propia existencia. Sin embargo, la mayoría de quienes los realizan lo hacen en condiciones laborales indignas, con salarios por debajo del umbral de la pobreza o en sectores informales. El Banco Mundial concluye que 6 de cada 10 personas pobres de todo el mundo trabajan en la agricultura, una paradoja de la cadena global de alimentación, con numerosos intermediarios, y que busca maximizar el lucro de las empresas en lugar de garantizar el suministro de alimentos y la producción sostenible. Una injusta paradoja que también se da en otros sectores comerciales (textil, tecnología…) No es  casual que todavía hoy 700 millones de personas que tienen un empleo en el mundo sean consideradas “trabajadores pobres”, según Naciones Unidas. Las organizaciones de Comercio Justo manifestamos que garantizar los derechos laborales y una vida digna para todos los trabajadores y trabajadoras es un derecho fundamental que, además, consolida una sociedad global más justa y menos vulnerable frente a las crisis. En este sentido, las prácticas comerciales de las organizaciones de Comercio Justo están minimizando las consecuencias económicas y sociales para sus trabajadores y trabajadoras.

Realizar un consumo responsable

El nivel de consumo actual es insostenible, no solo provoca un peligroso deterioro medioambiental, sino que además alienta fenómenos como la deslocalización de empresas, la producción en países con menor renta donde hay menos regulaciones y en los que los sindicatos o están prohibidos o su acción no es completamente libre, lo que en definitiva provoca pobreza para quienes están en los últimos eslabones de la cadena. Si algo positivo ha tenido esta crisis ha sido que nos ha hecho preguntarnos, como individuos y como sociedad qué es lo realmente importante. Las organizaciones de Comercio Justo defendemos la necesidad de ajustar nuestros niveles de consumo a nuestras necesidades reales, y optar por productos elaborados de manera respetuosa con sus trabajadores y trabajadoras y con el medio ambiente. Reivindicamos, también, la necesidad de cuestionar nuestro modo de vida y hábitos de consumo. Desde el movimiento del Comercio Justo hacemos un llamamiento para consumir de forma responsable en tiendas de barrio y de Comercio Justo, apostando por el comercio de proximidad que sostiene nuestros barrios y pueblos.

Respeto al medio ambiente

El coronavirus desafía a nuestro mundo en plena crisis climática, como si fuera una llamada de atención ante la imperiosa necesidad de cuidar el único planeta que tenemos. Fenómenos como el calentamiento global, la desertificación o la deforestación son algunas de las consecuencias derivadas del modelo productivo imperante y de la agricultura industrial, basados en el uso indiscriminado de recursos naturales, la producción masiva de bienes y prácticas agrícolas como el monocultivo o el uso de fertilizantes y químicos. Las organizaciones de Comercio Justo reclamamos una transición urgente a un modelo productivo verde y neutro en emisiones de carbono.

En definitiva, la crisis del coronavirus ha demostrado lo insostenible y desigual del modelo de “crecimiento” económico mundial. Las respuestas y propuestas para salir de esta crisis no pueden caer en los mismos errores. Es necesario aprovechar esta oportunidad para cambiar de rumbo hacia un modelo de derechos, sostenibilidad y equidad.

 

La bicicleta como arma contra el Covid-19

https://www.energias-renovables.com/movilidad-1/la-bicicleta-como-arma-contra-el-covid19-20200416

Antonio Barrero F.

No hacen falta muchos estudios para ser consciente de que la contaminación atmosférica producida por el parque móvil de las ciudades afecta negativamente a la salud de toda la ciudadanía y, muy especialmente, a la de ciertos colectivos: a quienes padecen enfermedades respiratorias, cardiovasculares, personas mayores, niños. Tampoco hacen falta ya a estas alturas muchos estudios para ser consciente de que el Covid-19 se aprovecha de ciertas patologías previas. Pues bien, en ese marco de lucha global contra el Covid-19, 61 asociaciones ciclistas lanzan una propuesta coordinada “para habilitar de forma urgente condiciones adecuadas para el desplazamiento de la ciudadanía en bicicleta”.

ConBici es una coordinadora de organizaciones ciclistas del estado español que agrupa a más de 60 asociaciones locales. Con ocasión de la alerta sanitaria derivada de la pandemia del Covid-19 “y ante un clima social y mediático de criminalización de la bicicleta”, ConBici ha difundido varios comunicados a lo largo de los últimos días para hacer pública su postura sobre el particular y, así mismo, ha hecho público también un conjunto de “propuestas para habilitar de forma urgente condiciones adecuadas” para que la ciudadanía pueda desplazarse en bicicleta durante la crisis del Covid-19. ConBici recuerda además a las autoridades públicas que ciudades como Wuhan, Nueva York, Berlín, París, Londres o Bogotá, no solo están apostando por este modo de desplazamiento en esta crisis, sino que además están implementando medidas para promoverlo entre las personas que no lo hacen habitualmente.

ConBici.org: “la bici es un vehículo socialmente inclusivo y garantiza participar en la movilidad independientemente de la edad y de los ingresos”.

Cuatro razones de peso (vinculadas a la lucha contra el Covid-19) que esgrime ConBici para defender la movilidad en bicicleta
• La movilidad consistente en la utilización de vehículos impulsados por motores a combustión es una de las principales causas de contaminación del aire de las ciudades, mientras que el uso generalizado de la bicicleta como medio de transporte contribuiría a mantener bajos los niveles de contaminación. La exposición prolongada a los elevados niveles de polución de las ciudades -explican desde ConBici- aumenta el riesgo de padecer enfermedades cardiovasculares y respiratorias “que pueden situar a quienes las padecen en un lugar poco favorable para superar posibles futuros contagios por Covid-19”.

  • La salud física y mental deben ser una prioridad en la lucha contra el Covid-19. En ambos sentidos, fomentar el uso de la bicicleta como medio de transporte al centro de trabajo -apuntan desde la asociación- puede aportar un espacio de autocuidado. Porque moverse en bicicleta beneficia tanto a lo físico como a lo emocional. Es una movilidad activa, inclusiva (no segregadora) y social, virtudes todas que a buen seguro van a ser muy necesarias en el presente y el futuro más inmediatos habida cuenta de la circunstancia de aislamiento/confinamiento en la que nos encontramos.
  • El fomento del uso de la bicicleta como medio de transporte contribuiría a mantener los bajos niveles de accidentalidad del mes pasado, cuando las restricciones (impuestas el 14 de marzo y endurecidas el día 29) se tradujeron en una reducción drástica de la movilidad motorizada (coches y motos): menos tráfico motorizado, menos siniestralidad. La asociación en todo caso avisa: el hecho de que haya menos coches circulando se traduce también en un aumento inconsciente de las velocidades medias y máximas, por lo que hay que garantizar la seguridad vial en bicicleta (su propuesta -abajo- detalla cómo).
  • La bicicleta es una herramienta eficaz contra dos problemas que ha acarreado esta crisis: la pérdida de capacidad de los medios públicos de transporte (cuyo aforo se ha visto considerablemente reducido por mor de la obligada distancia social) y la posible pérdida de confianza de buena parte de la ciudadanía, que seguramente alberga dudas y/o temores sobre la salubridad de los mismos, por muy consciente que sea de que esos medios de transporte están recibiendo el tratamiento higienizante correspondiente y por mucho que las autoridades estén repartiendo mascarillas en (al menos algunas) paradas y estaciones.

Dos razones (económicas) para promover el uso de la bicicleta
• Para amortizar la crisis económica que se avecina. Según ConBici, la bicicleta de pedaleo asistido es el vehículo eléctrico más vendido en el mercado europeo, con 3,4 millones de unidades vendidas en 2019 y un pre-pronóstico de ventas en torno a 4,5 millones de unidades en 2020. La asociación apunta por otro lado además que las políticas de movilidad ciclista “son un fuerte dinamizador económico, pues generan tres veces más empleo que las orientadas al automóvil”.

  • Para reducir más aún la movilidad: menos movilidad, menos posibilidad de contagio. ConBici propone “mejorar las condiciones para el reparto de mercancías en bicicleta”. La asociación incide en ese sentido en algo evidente: “se está observando -dice- un incremento de la compra online, los servicios a domicilio y paquetería, y la bicicleta es un medio de transporte idóneo para estas tareas”. Ello también fomenta -añade. el comercio local. La Asociación asegura que “las vías ciclistas incrementan las ventas de los comercios donde se sitúan”.

La propuesta de las 61 organizaciones ciclistas que coordina ConBici: corredores ciclistas
ConBici define corredor ciclista como “vía preferentemente segregada, de carácter flexible, para fomentar la movilidad activa segura (ciclista y peatonal), que facilite conexiones directas con vías ciclistas ya existentes, tanto urbanas como interurbanas, así como con centros sanitarios o atractores de movilidad. Bajo los criterios del urbanismo táctico de rápida y progresiva implantación, consensuadas, de bajo coste, experimentales y que puedan verse consolidadas tras el análisis de su impacto”.

Según la propuesta de ConBici, estas deben ser sus características
• Red. Que cubran los principales ejes de movilidad de la ciudad y la conexión con barrios o núcleos próximos.

  • Protegidos. Es recomendable protegerlos con elementos que sean fáciles, rápidos y baratos de implantar (pivotes grandes, atornillados, macetas, jardineras), y han de estar muy bien señalizados horizontal (con pintura amarilla, carácter temporal) y verticalmente.
  • Amplios. Los corredores deberían ser amplios allí donde no existía un espacio ciclista previo, prioritario y exclusivo para la bicicleta. Así como también se deberían ensanchar las vías existentes más transitadas o estratégicas para aumentar su capacidad (facilitar adelantamientos y las cargo-bicis).
  • Conectados. Han de procurar la conexión con infraestructuras existentes.
  • Accesibles. Adyacentes a la acera, línea de aparcamiento o carril bus. Eje de modo verde. Garantizando la incorporación y salida segura de los mismos.
  • Salud pública. Concebidos como espacios de salud y autocuidado físico y mental de uso diario.
  • Visibles. Informar de los nuevos itinerarios ciclistas sugeridos en cada municipio.
  • Velocidad reducida. Se deberían crear zonas 30, 20 o zonas de “calles residenciales” de forma flexible para mejorar la seguridad vial en las calles locales/colectoras (ejemplo de Viena). Garantizando la ciclabilidad en las mismas (véase tuit).
  • Bajo coste. Los materiales e inversiones en su diseño deben utilizar en la medida de lo posible recursos disponibles y económicos, que garantizan al mismo tiempo la rapidez en su implementación.
  • Rápida implantación. Su efectividad será mayor si su despliegue se concentra en las primeras semanas de la crisis sanitaria, así como si su progresiva implantación viene avalada por un buen análisis de su impacto y las dinámicas necesidades de la movilidad.
  • Experimentales. Dada su económica y rápida instalación se recomienda que aunque algunas puedan tener un carácter temporal asociado a la crisis sanitaria, otras puedan ser una oportunidad, al verse consolidadas tras el análisis de su potencial impacto sobre la movilidad. En algunos casos, pueden tener un carácter reversible.
  • Consensuados. En la medida que sea posible se deberá consultar a profesionales, tejido social organizado y otros agentes de la movilidad. Así como aprovechar proyectos pendientes de ejecución que ya cuentan con el apoyo técnico y social necesario.
  • No obligatorios. No se recomienda que su uso sea obligatorio dada su rápida implantación. Es recomendable tener en cuenta los itinerarios ciclistas habituales, así como el uso de otros espacios para incorporaciones y otras maniobras.

Criterios para su implantación
ConBici señala una serie de criterios para la implantación de corredores. “Sin embargo -matizan-, recordamos que se deberán adaptar a cada localidad, tipo de vía, distribución del espacio público y otras características como intersecciones”.
• Para su ubicación, ConBici recomienda
•• Vías de acceso a la ciudad y vías de conexión interurbana.

  • • Viales de acceso a centros sanitarios, equipamientos y servicios básicos y lugares atractores de movilidad como los centros de trabajo.
  • • Tipo de vías adecuadas para su implantación: rondas, avenidas, calles principales, arterias o viales con capacidad estructurante.
  • • Han de permitir itinerarios directos y mallados con el resto de la red ciclable y los principales focos de demanda de movilidad.
  • • Pueden integrarse con otros modos y dar lugar a corredores verdes de movilidad peatonal, ciclista y transporte público, pudiendo aprovechar corredores previos que reúnan estas características.
  • Para su disposición, ConBici recomienda
    •• Siempre en calzada. En ningún caso en detrimento del espacio de uso exclusivo peatonal.
  • • En vías con varios carriles por sentidos para los vehículos motorizados, ocupando un carril o disponiendo de espacios de aparcamiento.
  • • En viario de un carril por sentido, suprimiendo bandas de aparcamiento, mediante medidas de integración con el resto del tráfico, reordenando los sentidos de circulación para liberar un carril, disponibilidad estacional o temporal, reducción de velocidad, calmado de tráfico y similares.
  • • Utilizando corredores y caminos existentes en espacios abiertos.
  • Elementos para la configuración de estas vías
    •• El criterio general es minimizar la utilización de recursos y reducir la complejidad de la intervención.
  • • Reforzar la señalización horizontal y vertical de vías acondicionadas o vías ciclistas existentes.
  • • Proteger y adoptar medidas supletorias para la movilidad ciclista en puntos de conflicto, por ejemplo grandes intersecciones, especialmente rotondas.
  • • Delimintación de los carriles-bici con pintura (amarillo si se pretende reforzar el caracter provisional) y/o
  • • Elementos constructivos para mejorar la segregación como por ejemplo bolardos abatibles, conos, vallados o jardineras en aquellos puntos que lo requieran, refuerzo de las medidas de protección en puntos de inicio, fin, cruces, etc.
  • • Especialmente en aquellos que no quede otro remedio que compartir espacio con otros vehículos reforzar las medidas de señalización y reducción de la velocidad, así como la adopción de medidas de calmado de tráfico en intersecciones, lugares de conflicto o de manera secuencial. También parece oportuno establecer controles de velocidad.
  • • Usar las mismas medidas que ya esté llevando a cabo la propia administración.

Durante la crisis
La propuesta -explican desde ConBici- está dirigida en principio a crear corredores durante la crisis sanitaria, más allá del estado de alarma, así como durante el periodo escalonado de regreso a la actividad normal y la previsible reorganización modal. “No obstante -matizan desde la asociación-, conviene recordar que la atención mediática del Covid-19 y de la emergencia sanitaria no nos debe hacer olvidar otros retos de gran trascendencia como el Cambio Climático, por lo cual, deberíamos aprovechar la parálisis de la movilidad para repensar el modelo de movilidad creando las bases para una movilidad más activa, sostenible y segura, así como una reducción de la misma”.

Más información: conbici.org

 

Trece asociaciones reclaman que se levante la veda en los huertos de ocio de Murcia

https://www.laverdad.es/murcia/ciudad-murcia/trece-asociaciones-reclaman-20200428003608-ntvo.html

Huerto de ocio vallado en el jardín del Lago, junto a Ronda Sur. / EDU BOTELLA / AGM

Colectivos ecologistas solicitan a las autoridades que quienes acrediten su titularidad puedan acceder y abastecerse de los productos cultivados

MARÍA JOSÉ MONTESINOS

Han transcurrido seis semanas desde que el 14 de marzo se decretara el estado de alarma, que no permite atender los huertos particulares y de autoconsumo. En muchos de estos crece la maleza y no se han recolectado los productos ya que la normativa no ha incluido esta actividad como esencial. Trece asociaciones ecologistas y de colectivos en defensa de la huerta han suscrito un escrito que van a presentar a la Delegación del Gobierno y a la Consejería de Agricultura para que se regulen las condiciones de mantenimiento de los huertos de autoconsumo, así como los desplazamientos y la estancia en ellos.

En su escrito, las asociaciones firmantes estiman que «si bien las actividades permitidas respecto a la cadena alimentaria no hacen referencia a la producción y adquisición de los alimentos producidos en huertos particulares y de ocio para el autoconsumo, creemos que se debería regular su acceso a las personas que demuestren su titularidad o sean usuarios mediante el documento correspondiente, con las condiciones que expresamente se determinen para la seguridad de las personas ante la Covid-19 y con el único fin de abastecerse de los alimentos producidos».

Las asociaciones que suscriben el documento instando a las autoridades competentes a regular las condiciones para el mantenimiento de los huertos son trece. Se trata de Red Murciana de Semillas, Biosegura, Asociación Agroecológica El Verdecillo, Huerta Viva, Ecologistas en Acción Región de Murcia, Las Huertas que da la Vida, Del Bancal a Casa, La Almajara de Alhama de Murcia, Amurem, Red de Agroecología y Ecodesarrollo de la Región de Murcia, Huertos del Segura, La Huerta se defiende y la plataforma estatal Intervegas.

En Joven Futura hay lechugas, tomates, fresas y patatas sin recoger «para ser respetuosos con la normativa»

Entre los huertos de ocio que están inactivos se encuentran más de 180 parcelas de propiedad municipal adjudicadas el año pasado a jubilados y parados, sobre todo. Fuentes municipales recuerdan que «el desplazamiento para el cuidado o recolección de huertos particulares o de autoconsumo no tienen la consideración de actividad permitida en ninguno de los casos contemplados en el Real Decreto del Estado de Alarma, por lo que no se encuentran autorizados». No obstante, añaden las mismas fuentes, «como ha coincidido con el cambio de temporada de invierno a verano, no hay apenas nada plantado».

Entre los adjudicatarios de parcelas municipales hay también asociaciones. En la urbanización Joven Futura, en Espinardo, las parcelas abandonadas pasaron a ser cultivadas y cuidadas a medias entre la asociación vecinal y particulares. El presidente, Chencho Mateos, reconoce que «antes del confinamiento los cultivos estaban espectaculares, de hecho se organizaron activades para la Semana de la Huerta. Estos días, sin embargo, hay cultivos –calabacines, lechugas, tomates, berenjenas, patatas, habas, fresas, cebollas– sin recoger. «Se nos debería permitir que se pudieran realizar funciones básicas de mantenimiento, recolección y plantado. No lo hemos hecho por ser respetuosos con la normativa».

Rozalén – Aves Enjauladas

‘Aves enjauladas’ nacida en las primeras semanas de este confinamiento… Lo recaudado irá destinado a una red de pisos para mujeres y familias en riesgo de exclusión social que apoya la ONG @entreculturas.

Si esto es difícil para la mayoría, aún lo es más para las personas que de por sí no tienen una vida fácil… GRACIAS infinitas a todos los artistas que, desde sus hogares, la han vestido de esta manera tan preciosa en tiempo

récord: Arreglo

musical y guitarras: Juan Guevara

Piano: Alvaro Gandul

Batería: Tony Mateos

Bajo: Guillermo Vadalá

Mezclas: Felipe Guevara

Mastering: Carlos Hernández

A&R: Javier Portugués

Ayudante de producción: Diego Montoto Lyric

Video: Alba Fernández

Producido por Ismael Guijarro.

Letra Aves Enjauladas

Cuando salga de esta iré corriendo a buscarte.

Te diré con los ojos lo mucho que te echo de menos.

Guardaré en un tarrito todos los abrazos, los besos.

Para cuando se amarre en el alma la pena y el miedo.

Me pondré ante mi abuela y de rodillas,

Pediré perdón por las veces que la descuidé.

Brindaremos por los que se fueron sin despedida

Otra vez, otra vez…

Pero mientras los pájaros rondan las casas nido.

Una primavera radiante avanza con sigilo.

He zurcido mis telitas rotas con aguja e hilo.

Me he mirado, valorado, he vivido…

Somos aves enjauladas

Con tantas ganas de volar

Que olvidamos que en este remanso

También se ve la vida pasar…

Cuando se quemen las jaulas

Y vuelva a levantarse el telón

Recuerda siempre la lección

Y este será un mundo mejor

Cuando salga de esta iré corriendo a aplaudirte.

Sonreiré, le daré las gracias a quién me cuide.

Ya nadie se atreverá a burlar lo importante.

La calidad de la sanidad será intocable.

No me enfadaré tanto con el que dispara odio.

Es momento de que importe igual lo ajeno y lo propio.

Contagiar mis ganas de vivir y toda mi alegría.

Construir, construir…

Pero mientras el cielo y la tierra gozan de un respiro

Reconquistan los animalitos rincones perdidos

He bebido sola lentamente una copa de vino

He volado con un libro, he vivido…

Somos aves enjauladas

Con tantas ganas de volar

Que olvidamos que en este remanso

También se ve la vida pasar…

Cuando se quemen las jaulas

Y vuelva a levantarse el telón

Recuerda siempre la lección

Y este será un mundo mejor

Cuando salga de esta iré corriendo a abrazarte…