http://www.cadenaser.com/sociedad/audios/carne-cruda-21-transparencia-real/csrcsrpor/20130221csrcsrsoc_8/Aes/

Necesitamos transparencia para funcionar como un auténtica democracia. David Cabo (Civio), Victoria Anderica (Access Info Europe), Félix Moreno (Graba Tu Pleno), Vicky Bolaños (quehacenlosdiputados.net), Carles Torrijos (sueldospublicos.com) y José Manuel (coordinadora 25-S) nos cuentan sus esfuerzos por conseguirla. Y además, recibimos la visita de las Soul Divas, broche final del festival « Madrid es negro », que nos regalan dos versiones de Marvin Gaye

Me lo habéis quitado todo

por Javier Gallego  |  21 febrero, 2013

¡Mirad lo que me habéis hecho, me lo habéis quitado todo!, gritó mientras entraba en su oficina bancaria el pasado lunes y prendía fuego a su cuerpo rociado con gasolina. La mujer tiene 47 años, vive en Almassora, Castellón, está separada y tiene a su cargo a tres hijos con los que no puede cargar por culpa de las deudas y un proceso de desahucio. La mitad de su cuerpo se abrasó por las llamas. Solo la ayuda de un Guardia Civil que se echó encima impidió que ardiera por completo y muriese. La mujer se llama Inocencia. Parece una metáfora trágica de estos tiempos en los que la inocencia lo ha perdido todo y a nosotros nos han quitado toda la inocencia.

Mirad lo que habéis hecho, le habéis quitado todo a Inocencia.  Inocencia ya no tiene esperanza ni horizonte ni ilusión ni fuerza ni dulzura. Solo tiene amargura, dolor, espanto, desesperación y miedo que la queman por dentro. Y la abrasan por fuera. Habéis quemado a lo bonzo a Inocencia. Habéis dejado a Inocencia reducida a cenizas. Un montoncito de cenizas que aventáis con el aire de vuestras palabras que carecen del aire de lo humano y el peso de la verdad.

Ni una sola palabra dedicó el presidente, en su discurso inicial en el debate sobre el mal estado de esta nación, al drama que está arrasando las vidas de muchos como una plaga: los desahucios. Rajoy sopló sobre el montoncito de ceniza su hinchada perorata autocomplaciente. Fue una cortina de humo con la que trató de tapar incluso la negra evidencia, la corrupción del que forma parte él, su partido, otros partidos de la cámara y las principales instituciones públicas. Ellos son el humo pestilente que brota de la pira funeraria en la que han quemado al sistema democrático.

Pero afortunadamente tenemos bomberos para apagarlo. Bomberos de A Coruña se han negado a participar en el desahucio de Aurelia, una anciana de 85 años. Bomberos madrileños y catalanes han anunciado que también se negarán si se les requiere. Muchos cerrajeros tampoco abrirán las puertas para echar a la gente de sus casas. Los ciudadanos están abriendo los cerrojos que apresan la democracia. La democracia ha prendido como un reguero de pólvora a este lado de las puertas del Congreso. Nos han quemado la inocencia pero se nos ha encendido la lucidez. Nos lo han quitado todo pero estamos recuperando lo que no ejercíamos: nuestra ciudadanía. Como dice Isaac Rosa, la lluvia fina de la desobediencia está calando. Y está apagando fuegos. El fuego que quemó a Inocencia.

por  |  21 febrero, 2013

El presunto Debate sobre el Estado de la Nación no es un debate, es un combate. No se discute para llegar a acuerdos, no se debaten ideas, no se buscan soluciones. No se pueden dar la mano porque llevan guantes de boxeo. Es cierto que el aspirante propuso y hasta pidió perdón por sus golpes anteriores pero es un boxeador sonado. Y el campeón solo levanta los brazos con prepotencia. El resto del tiempo, buscaron el puñetazo en la boca para callar al contrario. Se busca el puñetazo en la boca para callar al contrario. No se dan cuenta de que la boca que sangra es la nuestra. Los dos contendientes principales reparten golpes bajos, se dan codazos, se golpean en la mandíbula. No se dan cuenta de que la mandíbula que golpean es la nuestra. Solo les importa su victoria pero lo único que consiguen es nuestra derrota.

Es un combate que se celebra sobre el cadáver de la nación. Sobre los cadáveres de gente que se suicida o se quema a lo bonzo porque no puede más. Sobre una ciudadanía quemada por los golpes al hígado. Mientras ellos pierden el tiempo, nosotros la paciencia. Y algunos la vida.

Una frase de Rajoy resume esta tangana con aspecto de debate democrático: ¡Toma democracia!, le respondió el presidente a la izquierda plural que hablaba de las mareas de protesta en la calle. ¡Venga ya, toma democracia!, escupió Rajoy con desprecio hacia el debate que tiene lugar fuera del Parlamento. En el parlamento no se hace democracia, se reparte la democracia a golpes. ¿Quieres democracia? ¡Toma democracia! en toda la boca. ¿Quieres democracia? ¡Toma mi democracia! Toma mis mentiras electorales, toma mis subidas de impuestos en contra de lo prometido, toma mis recortes en Sanidad, Investigación y Educación, toma mis privatizaciones, toma mis rescates a la banca y mis desprecios a los desahuciados, toma mi reforma electoral en el mentón, toma 6 millones de parados en la lona, toma mis porrazos policiales y mis pelotas de goma todo el ojo, toma mis tasas judiciales, toma el endurecimiento del Código Penal, toma la criminalización de la calle, toma una y mil veces la excusa de la herencia recibida, toma mi amnistía fiscal, toma mis escándalos de corrupción no asumidos ni explicados, toma Bárcenas y toma también ERES del PSOE y toma espionaje y toma Pallerols y toma el cinismo de todos negándolo todo. Toma, toma y toma democracia en toda la cara.

En España los políticos que mandan, nos mandan golpes. En Bulgaria, el Gobierno en pleno ha dimitido por las protestas ciudadanas ante las subidas de tarifas. El presidente ha dicho que no puede ser el jefe de un gobierno  que golpea a su pueblo. Queremos políticos búlgaros, no políticos vulgares como los nuestros.