http://www.eldiario.es/carnecruda/programas/Antonio-Martinez-Ron-fogonazo-Ciencia_6_576802318.html

La carnicería vuelve a la carga esta vez para hablar de Ciencia de la mano del divulgador Antonio Martínez Ron que nos presenta su último libro “El ojo desnudo”. Una crónica del fascinante viaje para superar los límites de lo que sabemos, tener alguna idea de lo que aún nos queda por conocer y convertirnos en la especie que todo lo ve. Un viaje para ir más allá de lo aparentemente visible a nuestros ojos. el ojo desnudo-Antonio-Martinez-Ron-Carne-Cruda

Antonio Martínez Ron presenta su libro «El ojo desnudo»

Además contamos con un nuevo episodio de IBEXtigo, la sección en colaboración con La Marea en la que desgranamos las relaciones de Felipe González con múltiples empresas privadas y las puertas giratorias. PPCV-militancia-Rafael-Blasco-cautelar

Rafael Blasco, exconsejero y exportavoz del PP en la Generalitat Valenciana

Al hilo de la corrupción política Stéphane M. Grueso (@fanetin) nos trae “El Caso Aislado de la Semana”. Nuestro serial sobre políticos que dedican su tiempo no solo a la cuestión pública. Jose-Bautista-Marea-Carne-Cruda

José Bautista de La Marea

El problema de las mujeres es un problema de los hombres

http://www.eldiario.es/carnecruda/lo-llevamos-crudo/problema-mujeres-hombres_6_577852248.html

Pagar menos a las mujeres y que les peguen más, son dos caras de la misma moneda

La desigualdad de la mujer, como cualquier otra, nos perjudica a todos. Tener una mitad más débil, nos hace a todos más débiles

Si no luchamos por la igualdad de las mujeres, acabaremos compartiendo su precariedad

Javier Gallego

A partir de este martes, las mujeres en España trabajarán gratis hasta final de año. En Francia, desde este lunes. No es un decreto repentino del gobierno. No es una noticia de última hora. Ni mucho menos una broma. Viene sucediendo toda la vida y se llama brecha salarial. Según cálculos de la Unión Europea, lo que las francesas o españolas ganan de media en un año, los hombres lo ganamos en diez meses. En puridad, estas mujeres están regalando casi dos meses de trabajo. En paridad, deberían quedarse en casa hasta 2017 y seguir cobrando su sueldo.

Cualquier plantilla de trabajadores montaría una huelga salvaje si la empresa dejase de pagarles los últimos dos meses de trabajo cada año. Sin embargo, las mujeres padecen esta discriminación desde siempre y no hay movilización de toda la sociedad, ni ningún gran sindicato que pare el país para protestar porque una mitad de la población está siendo explotada ni, por supuesto, ningún gobierno que haga el más mínimo esfuerzo por erradicar una lacra que tiene fácil solución.

Con la brecha salarial ocurre como con el terrorismo machista, que importa menos que los problemas de los hombres. Y de una cosa viene la otra. Sus problemas valen menos porque la mujer vale menos y por eso se le paga menos y se le pega más. Su vida vale menos y se la mata más.

Hay otra causa por la que cobrar menos en el trabajo significa cobrar más en casa. La mujer maltratada que gana menos, depende más del maltratador y tiene menos oportunidades de escapar. Pagar menos a las mujeres y que les peguen más, son dos caras de la misma moneda.

Cualquier manifestación de machismo, por nimia que sea, produce, reproduce y perpetúa las formas más violentas de maltrato. Hasta que no nos demos cuenta de eso, no empezaremos a resolver el problema. De eso y de que el machismo es tanto o más un problema de los hombres que de las mujeres. Ellas lo sufren, pero nosotros lo provocamos y lo sufrimos también.

Primero, por una razón obvia. Son hombres los que maltratan y matan. Son otros hombres los que violan, humillan, someten, desprecian y asesinan a nuestras madres, hermanas, amigas o hijas. Es decir, nos apela como hombres que deberíamos luchar para evitar que otros hombres nos suplanten así y hagan daño a las mujeres que amamos.

Pero también es nuestro problema por una razón menos obvia y más práctica, egoísta si se quiere. La desigualdad de la mujer, como cualquier otra, nos perjudica a todos: es mala para la economía doméstica, mala para las familias y, sobre todo, nos hace a todos más vulnerables frente a la precariedad y la explotación. Tener una mitad más débil, nos hace a todos más débiles. Si no luchamos por la igualdad de las mujeres, acabaremos compartiendo su precariedad. Una sociedad desigual es una sociedad más indefensa, controlable y sumisa.

Este lunes 7N hubo nuevas marchas feministas en toda España, convocadas por las mujeres un año después de la grandes marchas contra la violencia de género que recorrieron nuestro país. Como pidió Saramago, las marchas contra el machismo tendríamos que convocarlas y abarrotarlas los hombres.