Participa en el Plan de Acción de Educación Ambiental para la Sostenibilidad. PAEAS

https://www.miteco.gob.es/es/ceneam/plan-accion-educacion-ambiental/

PREPARACIÓN DEL PAEAS

En un momento histórico de imprescindible avance hacia la sostenibilidad y pasados 20 años de la publicación del Libro Blanco de la Educación Ambiental en España, el Ministerio para la Transición Ecológica y el Reto Demográfico ha iniciado los trabajos para la elaboración de un Plan de Acción de Educación Ambiental para la Sostenibilidad en España 2020-2025 (PAEAS), que permita definir líneas estratégicas y acciones concretas para el desarrollo de esta materia en los próximos años. Este plan, que fue presentado en la COP 25 (diciembre de 2019), está coordinado por el CENEAM, con el apoyo de la Fundación Biodiversidad.

Durante 2020 se pone en marcha un proceso de participación pública, organizado en dos fases, cuyo objetivo es facilitar la apropiación de este Plan de Acción por los distintos sectores sociales, a través de un proceso de construcción colectiva en el que se recogerán las aportaciones de los sectores de: Administración General del Estado; Comunidades Autónomas; Administraciones Locales; Sector Privado (Empresas y Fundaciones); Asociaciones Ambientalistas, Organizaciones Sociales, Sindicatos y Movimientos Ciudadanos; Profesionales de la Educación Ambiental y Equipamientos Ambientales; Medios de Comunicación y Redes Sociales; Espacios Naturales Protegidos; Educación Formal y Comunidad Educativa; Universidad.

La primera fase de participación se desarrolla en 10 grupos de trabajo con expertos de los sectores indicados, que cuentan con un equipo coordinador que organiza y facilita su trabajo en los siguientes ámbitos estratégicos: Cambio climático (mitigación y adaptación) y transición energética; Economía, estilos y condiciones de vida y salud; Conservación de la biodiversidad terrestre y marina; Educación; Medio urbano y medio rural; Gobernanza; Capacitación y desarrollo profesional.

A partir del debate en los sectores definidos, surgirán aportaciones y modificaciones al documento base existente, elaborado desde el CENEAM, que servirán para redactar una primera versión del PAEAS, que se someterá posteriormente a una fase de participación abierta en línea. En esta segunda fase se obtendrán nuevas aportaciones y cambios que habrán de ser valorados e incorporados a una segunda versión, que será informada por las comunidades autónomas y departamentos ministeriales competentes en la materia.

Está previsto que el proceso culmine con la celebración de un Congreso Nacional de Educación Ambiental, en el CENEAM (fechas por determinar), donde se presentará para su aprobación el documento definitivo del Plan de Acción de Educación Ambiental para la Sostenibilidad 2020-2025 (PAEAS) consensuado por todos los actores, que deberá constituir una herramienta de trabajo para orientar el desarrollo de la educación ambiental en España durante los próximos años.

Las personas interesadas en presentar propuestas para un determinado sector, pueden hacer sus aportaciones al correo-e: paeas@oapn.es.

 

Ideas para una nueva agricultura de secano y contra el suicidio hídrico

https://elasombrario.com/ideas-nueva-agricultura-secano-contra-suicidio-hidrico/

por WWF España

Los cultivos de regadío consumen el 70% del agua en España y su crecimiento desorbitado en zonas de especial interés para la naturaleza ha puesto en jaque espacios únicos como Doñana y Las Tablas de Daimiel. Frente al avance de los regadíos, los cultivos de secano se muestran como una opción sostenible. El apoyo a los agricultores de secano frente a una industrialización masiva del campo es clave por motivos ambientales, pero también si queremos contribuir a mantener un mundo rural vivo. Nueva entrega en colaboración con WWF España en torno a ‘una dieta sana / un planeta sano’.

Por Celsa Peiteado, Rafael Seiz, Felipe Fuentelsaz y Nylva Hiruelas / WWF-España

España es un país eminentemente agrario. Si bien el peso económico del sector agroalimentario ha decaído en las últimas décadas, los paisajes que disfrutamos fuera de las ciudades y la comida en nuestras mesas son fruto de la labor diaria de agricultores y ganaderos. Cereales, olivares y viñedos de secano conformaban hace siglos la triada mediterránea, alimentando a la población con tres productos básicos, el pan, el vino y el aceite, con prácticas adaptadas a nuestro clima y suelos. Con el tiempo, se fueron introduciendo nuevos cultivos, que enriquecieron la dieta hasta conformar el menú mediterráneo y el atlántico, de reconocidos valores nutritivos.

Sin embargo, la intensificación agraria vivida a mediados del siglo XX, especialmente impulsada por la mal llamada revolución verde del campo, además de un aumento en las cosechas, nos trajo otras consecuencias indeseables. En muchos casos, este proceso de intensificación se realiza a partir de la transformación de cultivos de secano –solamente alimentados con el agua de la lluvia– a regadío, con aportes de agua de ríos, acuíferos o, últimamente, de desaladoras y aguas residuales regeneradas. Así, de una agricultura eminentemente de secano, llegamos hasta nuestros días, donde los cultivos regados ocupan algo más del 20% de las tierras de cultivo.

El regadío, si bien es una estrategia adecuada para aumentar la producción y diversificar las cosechas –no en vano genera dos tercios del empleo agrario–mal planificado y creciendo por encima de la capacidad de la naturaleza se ha convertido en un serio problema para el buen estado de nuestros ríos, acuíferos y humedales. Los planes hidrológicos de demarcación reconocen que, aún a día de hoy, el 45% de nuestros cauces y zonas húmedas y el 44% de nuestras reservas subterráneas están en mal estado.

En el caso de los acuíferos, el 35% están afectados por problemas de calidad de sus aguas y uno de cada cuatro está sometido a una explotación excesiva, por encima de su recarga natural. En el caso de los ríos y las zonas húmedas, los planes hidrológicos reconocen que más de la mitad están afectadas por algún tipo de modificación en el cauce, por presiones de extracción (30%) ligadas al consumo de agua para los diferentes usos (el uso para el riego agrícola es el que representa la mayor parte del consumo de agua en España) o por problemas de contaminación difusa ligada a la agricultura intensiva (43%) y a vertidos puntuales (44%).

En nuestro país, los cultivos regados consumen el 70% del agua dulce y su crecimiento desorbitado –en muchos casos de manera ilegal– en zonas de especial interés para la naturaleza ha puesto en jaque, en primer lugar, a los productores de secano y, en segundo término, a espacios únicos, como Doñana o Las Tablas de Daimiel. La contaminación por fertilizantes y plaguicidas empleados en agricultura, que depende de la intensidad del cultivo, ha afectado en algunos casos a las fuentes para abastecimiento a los hogares y ha llevado al límite a zonas únicas, como el Mar Menor.

De una planificación racional y uso sostenible del agua en el regadío y del apoyo incondicional a los cultivos de secano dependerá que nuestro país –en líneas rojas por el cambio climático– no cometa un suicido hídrico que acabe poniendo en jaque, también, el futuro de todo el sector agrario en su conjunto.

SECANOS QUE DAN VIDA

Frente al avance de los regadíos, en gran parte incentivados por fondos públicos, los cultivos de secano se muestran como una opción sostenible para producir alimentos respetando el equilibrio de los ecosistemas, aliados en la lucha contra el cambio climático. Viñedos, olivares, almendros y otros cultivos tradicionalmente de secano se transforman a regadío superintensivos, con un elevado consumo de agua en zonas en las que ya es escasa, y sobreproducción de cosechas que hunden los precios y arruinan a los agricultores de secano. En otras zonas, las producciones de cereal y legumbres se transforman directamente a otros cultivos de regadío, perdiéndose un patrimonio gastronómico único, pero también el hábitat para numerosas especies que encontraban en estas estepas cerealistas refugio y alimento.

Esta apuesta por una industrialización de la agricultura, que convierte los campos en fábricas, no es sino una apuesta fallida en el marco del cambio climático y el estado en que ya se encuentran los ríos y acuíferos en la mayor parte de España. 

Para hacer frente a este modelo predominante, que apuesta por la cantidad frente a la calidad, aparecen iniciativas de diferenciación de las producciones de secano. Estas promueven buenas prácticas a pie de campo que muestran cómo se puede aunar la obtención de alimentos sanos con la naturaleza como aliada. Un claro ejemplo es el de la finca de Pistachos de Villamalea (Albacete), donde desde el Fondo Forestal Ibérico llevan más de una década produciendo frutos secos de calidad, certificados en agricultura ecológica y biodinámica, recuperando y conservando además la flora y la fauna local y donde toda la producción se basa en cultivos de secano.

El apoyo a estos agricultores de secano es clave por motivos ambientales, pero también si queremos contribuir a mantener un mundo rural vivo.

DIETA SOSTENIBLE TAMBIÉN PARA LOS RÍOS

Para producir alimentos consumimos agua, es lo que se conoce como su huella hídrica. Para un kilo de tomates necesitamos 214 litros de agua, un kilo de lechuga requerirá 237 litros, mientras que un litro de leche llevará 1.000 litros de agua y un kilo de ternera elevará la cuenta hasta 15.000 litros, pues hay que tener en cuenta el agua que ha bebido el animal, la destinada a sus alimentos y otros usos (por ejemplo, la limpieza de las instalaciones ganaderas. Estos datos, proporcionados por la Red de la Huella Hídrica (Water Footprint Network), nos dan una idea del agua que necesitamos para la producción de alimentos, también de la que contaminamos en su obtención y permite visualizar el impacto que con nuestra dieta dejamos en ríos y acuíferos.

Cuanto mayor es nuestro consumo de alimentos de origen animal, procesados o de cultivos intensivos, mayor es el agua que se requiere para nuestra alimentación.

En un estudio publicado en Nature sobre la huella hídrica de diferentes dietas en Francia, Alemania y Reino Unido, se concluye que cambiar de la dieta actual (alta en alimentos de origen animal, azúcares y productos procesados) hacia otra más sostenible, que siga incluyendo carne, disminuye la huella hídrica hasta un 35%. Se observan reducciones más importantes, hasta el 55%, si el cambio se hace a dietas pescetarianas y vegetarianas saludables. Lo que es lo mismo, una dieta sana no solo es bueno para la salud humana, sino que también reduce sustancialmente el consumo de agua.

Tampoco hay que olvidar el agua que directamente malgastamos cuando tiramos alimentos a la basura. Según un estudio de la Universidad Politécnica de Madrid, el desperdicio alimentario en los hogares españoles genera una huella hídrica de más de 130 litros por persona y día. El derroche de comida junto con los productos que caducan y los que se estropean antes de consumirlos alcanzan casi los 2.100 hectómetros cúbicos para toda España, lo que equivale al derroche de una bañera grande llena de agua cada día. 

En conclusión, una dieta sostenible, con más fruta y verdura, menos alimentos procesados o de origen animal, apostando por productos locales y de temporada, junto con el freno al malgasto de alimentos, cuidará de nuestra salud y también la de los ríos, acuíferos y la biodiversidad que en ellos habitan.

 

Una manzana puede contener hasta 31 pesticidas diferentes

https://www.ecologistasenaccion.org/145212/una-manzana-puede-contener-hasta-31-pesticidas-diferentes/

  • Ecologistas en Acción ha presentado el informe ‘Directo a tus hormonas. Guía de alimentos disruptores’, un estudio que mide la presencia de pesticidas y pesticidas disruptores endocrinos encontrados en productos alimentarios comercializados en el Estado español.
  • Los resultados muestran que la población está expuesta a un elevado número de plaguicidas a través de la alimentación. Se han encontrado residuos de plaguicidas en el 34 % de las muestras de alimentos (927 sobre un total de 2.711 muestras). Este porcentaje aumenta hasta el 41,69 % en el caso de las frutas y verduras.
  • El pimiento y la manzana encabezan la lista de alimentos con más tóxicos, habiéndose encontrado hasta 33 y 31 pesticidas distintos en cada uno de ellos.

Directo a tus hormonas. Guía de alimentos disruptores.

[Informe] Directo a tus hormonas

Nuestro país es el mayor consumidor de pesticidas de Europa. Así lo avalan los últimos datos publicados por Eurostat correspondientes al año 2017, que  vuelven a situarlo como líder europeo con la comercialización de 71.987 toneladas de plaguicidas. A partir de este dato arranca el informe ‘Directo a tus hormonas. Guía de alimentos disruptores’.

Por tercer año consecutivo, Ecologistas en Acción analiza los resultados que la Agencia Española de Seguridad Alimentaria y Nutrición (AESAN) ha publicado a partir de los datos disponibles del programa de residuos de pesticidas en alimentos correspondientes al año 2018. Los objetivos del informe son ofrecer a la población información transparente y de calidad sobre los productos alimenticios que se están consumiendo, mostrar alternativas para un consumo más seguro y exigir a todas las administraciones públicas que tomen medidas más ambiciosas para proteger la salud de las personas.

En sus páginas se ofrece información sobre los análisis realizados, los listados de los alimentos con más pesticidas así como de los pesticidas más utilizados. También se incluyen exigencias a las administraciones para terminar con la utilización de estos tóxicos y recomendaciones a la ciudadanía para poder evitarlos.

Durante 2018 en el Estado español se realizaron 467.443 análisis de pesticidas a 2.711 muestras de alimentos. Una cifra que lo sitúa en las últimas posiciones de la clasificación europea, concretamente en el antepenúltimo lugar, con 5,6 muestras por cada 100.000 habitantes, mientras la media europea asciende a 17,6.

El número total de plaguicidas analizados en 2018 fue 700. Los análisis incluyen sustancias cuyo uso está autorizado y también un elevado número de plaguicidas no autorizados (como DDT, lindano o endosulfán). No obstante, no todas estas sustancias fueron analizadas en todas las muestras.

Los resultados del análisis de plaguicidas en los alimentos en 2018 muestran que el  porcentaje de incumplimiento del Estado español, es decir, de muestras con residuos por encima de los límites máximos de residuos (LMR), fue en 2018 de 2,1 %. Por tanto, fue un porcentaje superior al 1,8 % de 2017. Los datos de la UE fueron sensiblemente más altos, con un incumplimiento del 4,1 % en 2017 y del 4,5 % en 2018.

Al menos el 62 % de la cantidad en kilos de pesticidas de los que se dispone de datos públicos no estuvieron sujetos al programa de control de residuos de plaguicidas en los alimentos.

Frutas y verduras contaminadas

Nuestros alimentos contienen al menos 36 pesticidas con capacidad de alterar el sistema hormonal según el criterio de Pesticide Action Network Europe, o 72 pesticidas EDC (disruptores endocrinos) si tenemos en cuenta el criterio del documento de trabajo de la Comisión Europea. Si incluimos además dos de las sustancias prohibidas detectadas (DDT y endosulfán), las cifras ascienden a 38 y 74 respectivamente.

Además, los programas de control de residuos de plaguicidas en alimentos no analizan todas las sustancias en uso y solo se analizan un número limitado de plaguicidas en cada alimento. Por ello es posible que algunos alimentos contengan más residuos de diferentes plaguicidas que los que muestran los datos.

Producto Nº de plaguicidas EDC Nº de plaguicidas totales
Pimientos 13 33
Manzanas 11 31
Uvas de mesa 9 41
Mandarinas 9 33
Peras 9 32
Limones 8 23
Pomelos 8 22
Naranjas 7 27
Tomates 7 27
Lechugas 7 14

Por todo ello, una vez más Ecologistas en Acción ha exigido a todas las administraciones públicas que pongan medidas urgentes para prohibir estos pesticidas y proteger el derecho a la salud de la ciudadanía. Sus demandas se concretan en tres puntos:

  1. Aplicar la normativa. Que las administraciones públicas prohíban cuanto antes los plaguicidas con capacidad de alterar el sistema endocrino, tal como establece el Reglamento 1107/2009 de plaguicidas.
  2. Transformar el sistema agrario industrializado dependiente de pesticidas a un sistema agroecológico.
  3. Facilitar la producción, distribución y acceso a productos libres de pesticidas y de origen agroecológico.

A su vez, el informe ‘Directo a tus hormonas’ incluye recomendaciones dirigidas a la ciudadanía para que esta pueda evitar estos pesticidas en su alimentación y tener una dieta saludable: consumir fruta y verdura a diario, elegir alimentos sin plaguicidas, locales y de temporada; elegir los alimentos con menos plaguicidas; lavar y pelar la fruta y la verdura; alimentar a los bebés con productos naturales sin plaguicidas. Si esto no es posible, es preferible no utilizar frutas y verduras provenientes de la agricultura industrial y optar por productos infantiles procesados.

 

Regeneration Academy es más que una Academia.

https://www.regeneration-academy.org/

Proporcionamos a los estudiantes, investigadores y profesionales capacitación y orientación para tener un impacto en la tierra. Ayudamos a los agricultores y agronegocios a transformar sus negocios hacia prácticas sostenibles.

Sin embargo, se mueve más allá de eso. En las actividades actuales:

  • Está ubicada en La Junquera; Un ejemplo de una finca tradicional que está totalmente comprometida a convertirse en una finca regenerativa. Las actividades de la Regeneration Academy contribuyen directamente a la mejora de las prácticas en la finca, al utilizar el conocimiento y la innovación en la práctica directa.
  • Reúne diferentes Stakeholders para facilitar el intercambio de conocimiento, prácticas y forjar nuevas alianzas.

Nuestros programas

Para estudiantes

The Regenerative Agriculture Research Program is  a program for students who would like to combine their thesis/internship with an on farm learning opportunity on regenerative agriculture. Apply now for our autumn 2020 program! (Application closes julio 15 2020).

for local highschools and vocational education

Our program Viva el Campo is designed to educate and inspire rural youth to get involved in climate mitigating actions in the areas of regenerative farming and sustainable agribusiness by focusing on sustainable practices related to agriculture and the rural environment.

Para universidades y organizaciones

We offer 1 or multi-day Learning journeys for schools, universities and companies. During the learning journey we offer you the opportunity to join us for a guided walk on the farm and participate in one of our reforestation and conservation projects on the farm.

for rural entrepreneurs

Our Rural Entrepreneurship Course aims to support starting local entrepreneurs in taking the next essential steps in making their regenerative business more viable.

Regeneration Academy está ubicada en la finca ecológica de La Junquera, provincia de Murcia, en el sur de España. 

Durante mucho tiempo, España ha visto sus tierras degradadas debido a que la agricultura intensiva y el pastoreo excesivo han causado una degradación a gran escala. Las prácticas agrícolas convencionales están causando muchos problemas en la región, que ya es una de las regiones más pobres de Europa.

La Junquera es una finca ecológica y un pueblo que se está transformando en un referente de agricultura regenerativa en el sur de España. La finca de 1100 hectáreas de La Junquera y la Regeneration Academy coexisten en simbiosis: la finca facilita la tierra y la infraestructura, mientras que la Regeneration Academy ayuda a la finca a tomar mejores decisiones sobre la restauración del paisaje, la biodiversidad y la viabilidad económica-sostenible.

 

EHKOlektiboa SubES – Profundizando en la agroecología

Profundizando en la agroecología

El gérmen de EHKOlektiboa tiene su origen en 2008, cuando un grupo de personas productoras ecológicas, tanto de Hegoalde como de Iparralde, comienzan un proceso de reflexión para definir las características que debería tener una agricultura ecológica estrechamente ligada al territorio, las personas, la cultura local y a un modo de hacer artesanal. Aceptando como base el Reglamento Europeo de la Producción Ecológica, este colectivo de personas pretendía profundizar en otros aspectos íntimamente relacionados con la alimentación, como son la cultura local o la justicia social. Desde sus inicios, EHKO ha contado con el apoyo de las asociaciones territoriales de agricultura ecológica (Biolur, Bionekazaritza, Lurreko, BLE), de ENEEK y también de la federación de asociaciones de consumo ecológico Ekokontsumo Federazioa.

En 2010 ENEEK y Biharko Lurraren Elkartea (asociación de agricultura ecológica de Iparralde) presentaron conjuntamente un proyecto europeo a los fondos POCTEFA. Esto permitió la contratación de dos dinamizadoras que actuaron como catalizadoras en el proceso de concreción de lo que los y las productoras ecológicas vascas consideran que debe ser la agroecología en Euskal Herria. Así, organizadas en 10 grupos de trabajo, las propias personas productoras han establecido los criterios que deben caracterizar a la producción agroecológica vasca en su orientación vegetal, lechera, panadera, apícola, de ganado de carne…

Desde 2015, además, EHKOlektiboa cuenta con un identificador que utilizan aquellos productores y productoras que se han comprometido con los principios del colectivo (contar con la certificación ecológica, y asumir los compromisos sociales de EHKO). A octubre de 2016, son 54 las fincas de Araba, Bizkaia, Gipuzkoa, Lapurdi, Nafarroa, Nafarroa Beherea y Zuberoa que cuentan con el identificador EHKO.

Puedes consultar el listado de productoras adheridas a EHKO aquí.

 

Ultimátum a España por contaminar con nitratos las aguas subterráneas

https://www.lavanguardia.com/vida/20200704/482070504347/ultimatum-a-espana-por-contaminar-con-nitratos-las-aguas-subterraneas.html

La UE juzga insuficientes las áreas delimitadas y los controles en Catalunya

Fertilización de campos agrícolas con residuos ganaderos (Llibert Teixidó)

Antonio Cerrillo, Barcelona

La Comisión Europea (CE) ha dado un ultimátum a España para que afronte, de una vez por todas, la contaminación de las reservas de agua subterráneas por nitratos, residuos de origen ganadero producidos especialmente por la industria agroalimentaria. La mala aplicación de estos desechos (purines), usados como fertilizantes en los campos, o su vertido indiscriminado provoca que se infiltren en el terreno y contaminen las aguas subterráneas. El resultado es un aumento constante de las zonas afectadas en Catalunya y en otras comunidades.

La Comisión ha emitido un dictamen motivado en el que se recogen los incumplimientos en que incurre la práctica totalidad de comunidades en relación a la directiva de nitratos, que exige a los estados designar o actualizar las zonas afectadas, hacer un seguimiento de los puntos de control y aplicar programas de acción (revisados cada cuatro años) para combatir el problema.

Una orden ampliará a más de 400 municipios catalanes las zonas afectadas que deben ser protegidas

La CE ha dado un plazo de tres meses a España para adoptar las medidas necesarias para subsanar las deficiencias detectadas. Y, en caso de no obtener una respuesta favorable, puede remitir el asunto al Tribunal de Justicia de la Unión Europea. La Comisión ya remitió una carta de emplazamiento en noviembre del 2018 como primer paso en el procedimiento de infracción abierto. Y su conclusión es que, a pesar de haber detectado algunos avances, éstos no son suficientes. Por eso reclama al Gobierno español que envíe información con todos los elementos de los programas de acción contra los nitratos y que se adopten “medidas adicionales o acciones reforzadas” para alcanzar los objetivos que marca la directiva.

En Catalunya, el dictamen motiva detecta dos fallos: una insuficiente designación de zonas vulnerables (suelos contaminados) y carencias en el seguimiento histórico y de trazabilidad de los datos que arrojan los puntos de medición, lo que impide un correcto control a lo largo del tiempo. Fuentes de la Agència Catalana de l‘Aigua (ACA) indicaron que en breve se aprobará la orden conjunta (de Territori i Sostenibilitat y Agricultura), que ampliará las zonas contaminadas (vulnerables), de forma que más de 400 municipios catalanes estarán afectados por las medidas de protección. “Y creemos que podemos convencer a la CE de que nuestra red de control sí es correcta”, añadieron.

El Govern (Presidència) aprobó en julio del 2019 un decreto con normas para el buen manejo de los residuos ganadero como fertilizantes y un programa de actuación para las zonas contaminadas por nitratos. “Esperamos que esta vez las medidas sí sean eficaces; aunque la contaminación tiene mucha inercia”, señalan fuentes del ACA. El decreto establece que no habrá nuevas explotaciones de cerdos o ampliaciones en las zonas contaminadas, pero incluye diversas excepciones (en los casos en que el ganadero tenga tierras propias para dejar los purines, si los entrega a un gestor, si los lleva fuera de Catalunya…). “Se han puesto condiciones estrictas y no todo el mundo las puede cumplir, porque no hay tierras suficientes (para aplicar los purines); hemos rechazado solicitudes”, resalta Elisenda Gillaumes, directora general de Agricultura i Ramdria. Guillaumes dice que 65 municipios están bajo un muy estricto régimen “de moratoria” de dos años que puede ser prorrogada dos años más si no hay resultados.

El dictamen de la UE desvela que casi todas las comunidades (excepto Cantabria y Asturias) presentan incumplimientos de la directiva. Algunas ni siquiera han designado las zonas vulnerables aunque la directiva es del año 1991.