Fermentación Espontánea

Vinos Compartidos

Fermentación Espontánea es un viaje de norte a sur y de este a oeste con el paso de los meses en la viña como telón de fondo. Once productores de vino natural del país, comparten sus reflexiones, motivaciones e inquietudes. Reconocidos sumilleres nos hablan de la relación del vino natural con el consumidor. Fermentación Espontánea es el documental del vino natural en el que se habla de personas y de sentimientos. Basado en el libro “Raíces del vino natural, un año en la viña” (Sd. Edicions).

http://www.vinosnaturales.org/

LISTA DE VITICULTORAS Y VITICULTORES

Viña Enebro, Juan López, Bullas

Alumbro, Juanjo Moreno, Zamora

Ambiz, Fabio Bartolomei, Gredos

Barranco Oscuro, Lorenzo & Manuel Valenzuela, Alpujarra

Bonans, Monica & Quim, Penedès

Bories Jefferies, Joseph Jefferies, Languedoc

Ca Foracaime, Sergi Serrano Segura, Terra Alta

Carlania, Jordi Miró & Sònia, Conca De Barberà

Cauzon, Ramón Saavedra, Granada

Chateau Saint Martin, Michael Keller, Jura

Coruña Del Conde, Angelica Amo & Julien Ben Hamou, Ribera Del Duero

Costadilà, Alex Della Vecchia, Veneto

Costador, Joan Franquet, Tarragona

Dagon, Miguel Márquez, Valencia

Dasca Vives, Alba & Josep, Alt Camp

Domaine Arias, Xoan Arias, Languedoc

Domaine des Mathouans, Aline Hock, Languedoc

Domaine La Taupe, Bert Mol, Loire

Domaine Thuronis, Alexandre Coulange, Languedoc

Els Vinyerons, Amós Bañeres, Penedès

Es d’Aqui, Jean-Louis Pinto, Sud-Ouest

Fuente Guijarro, Manuel Moreno & Sara Bertani, Alpujarra

Hontza, Iker Garcia, Rioja Alavesa

Jean-Christophe Garnier, Jean-Christophe Garnier, Loire

La Bancale, Bastien Baillet, Roussillon

La Grapperie, Renaud Guettier, Loire

La Gutina, Barbara Magugliani & Joan Carles Torres, Empordà

La Perdida, Nacho Gonzalez, Valdeorras

La Senda, Diego Losada, Bierzo

La Tintorera, Gustavo Cortes Bueno, Arlanza

La Vignereuse, Marine Leys, Gaillac

La Vrille Et Le Papillon, Géraldine & Méryl Croizier, Ardèche

La Zafra, Ignacio Mancebo & Mar Cabanes, Alicante

Le Débit d’Ivresse, Luc Devot, Roussillon

Le Pelut, Pierre Rousse, Languedoc

Le Picatier, Geraldine & Christophe Pialoux, Roanne

Los Comuns, Agustí Perelló & Jordi Escoda, Priorat

Lous Grezes, Luc & Trees Lybaert, Cevennes

Marina Palusci, Massimiliano D’addario, Abruzzo

Mas Pas Res, Julien Trichard & Sara Hernandez, Languedoc

Mas Troqué, Christelle Duffours, Languedoc

Massotte, Pierre Massotte, Roussillon

Patio, Samuel Cano Zarco, La Mancha

Pechigo, Sylvain Saux, Languedoc

Puerta Del Viento, Jorge Vega García, Bierzo

Punta De Flecha, Alejandro Lopez, Madrid

Pura Vida, María Del Mar Fernández & Rober Ayala, Alpujarra

Purulio, Torcuato Huertas Tomás, Granada

Raphaël Beysang, Raphaël Beysang, Beaujolais

Raul Calle, Laura Piñas & Raul Calle, Gredos

Rocco Di Carpeneto, Lidia Carbonetti, Piemonte

Sexto Elemento, Rafael Lopez, Valencia

Sons of Wine, Farid Yahimi, Alsacia

Talcomraja, Emma Paricio & Joan Munich, Alella

Tomás Torres, Vicent Tomás Soler, Valencia

Toni Osorio, Toni Osorio, Penedès

Toral, Jose Toral, Granada

Vinya Ferrer, Marcel Carrera & Ramón Viña, Terra Alta

Vinyes Singulars, Ignasi Seguí, Penedès

 

Agricultura Regenerativa / Regenerative Agriculture

ESP Presenta los conceptos básicos de la agricultura regenerativa, incluyendo la restauración de suelos, la cosecha de agua, la relación entre biodiversidad y economía y la revitalización de las comunidades rurales. Mas información en https://www.headheartandhands.site ENG The concepts underlying regenerative agriculture including soil restoration, water harvesting, the relationship between biodiversity and a resilient economy, and the revitalization of rural communities.

Pastores trashumantes piden a la Confederación Hidrográfica que los dejen pastar en el cauce del Segura para facilitar su actividad que controlaría la vegetación

https://lacronicaindependiente.com/2020/06/pastores-trashumantes-piden-a-la-confederacion-hidrografica-que-los-dejen-pastar-en-el-cauce-del-segura-para-facilitar-su-actividad-que-controlaria-la-vegetacion/

TEXTO E. DE GEA

FOTOS ASIER ITURRICASTILLOUno de los últimos pastores trashumantes de corto recorrido de la Vega Baja, Roberto Carlos Sampere, está  decidido a continuar con esta profesión “muy dura y donde se trabajan los siete días a la semana” señala. Y para ello  pide la  participación y colaboración de las distintas administraciones, local, autonómica y nacional con el fin de seguir con esta actividad económica, social, medioambiental y tradicional de primer orden. La organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura ( FAO) califica el pastoreo móvil como  “actividad climáticamente  inteligente  y un elemento crucial  para lograr  los objetivos  de desarrollo sostenible”. La Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza (UICN)  añade que las prácticas  pastoriles tradicionales crean hábitats imprescindibles  para otras especies naturales  manteniendo en un alto grado la  diversidad botánica.

Este pastor de 34 años de San Fulgencio tiene claras sus peticiones: Que las administraciones competentes señalicen los caminos ganaderos (vías pecuarias, cordeles…)   para poder circular por ellas sin padecer los problemas actuales, sobre todo los relacionados con el trafico rodado; que los pasos ganaderos dejen de ser fumigados con  productos nocivos para el ganado, y que de una vez por todas la Confederación Hidrográfica del Segura (CHS) deje pastar a los ganados en el cauce del Segura, cuestión que ya solicitó  y encontró una respuesta negativa. En este sentido explica que con su ganado de mil ovejas de las razas Segureña, Manchega y Merina, mantendría  el cauce del río Segura prácticamente sin cañas desde Guardamar del Segura a Orihuela. Y ello sin coste alguno, al contrario que ocurre ahora mismo donde la limpieza del cauce  cuesta a la administración central muchos millones de euros. Estas reivindicaciones son apoyadas por otros profesionales ganaderos.

También pide que los ayuntamientos agilicen  cualquier trámite para realizar su actividad, que la sociedad en general se conciencie  de los beneficios de esta práctica para conseguir una alimentación segura y de calidad, y una regulación de precios que permita obtener unos precios de venta dignos, una situación que compara con los precios de los productos del campo. “No puede ser que  nos impongan los precios de venta”  añade.Roberto Carlos Sampere continúa en estos  momentos su trashumancia. Hoy domingo  ocupa terrenos de huerta de Rojales. Concretamente en Heredades donde su ganado pasta en una plantación de alcachofas. Acaba de regresar de las lomas de la Juliana. Esta semana  se dirigirá a San Fulgencio y pasará poco después al campo de Elche,

Roberto Carlos  Sampere es la cuarta generación de pastores, manteniendo  una de las actividades  más antiguas de la humanidad. Su bisabuelo, abuelo y padre también lo fueron. “Este trabajo tiene que gustarte. Estar todo el día con animales  al aire libre es muy bonito. Pero  debe ser compensado con facilidades para desarrollarlo y obtener unos beneficios económicos acordes al esfuerzo” añade.

 

Premios Atila 2020

https://www.ecologistasenaccion.org/144556/premios-atila-2020/

  • Con motivo de la celebración del Día Mundial del Medio Ambiente, Ecologistas en Acción otorga sus premios Atila y Caballo de Atila a las conductas más destacadas del año por su contribución a la destrucción del medio ambiente.
  • Este año han obtenido el galardón los gobiernos de Andalucía, Madrid y Región de Murcia por la desregulación ambiental (Premio Atila) y la empresa Carnival Corporation (Premio Caballo de Atila). 
  • La organización ecologista entrega además dos accésits. Uno es para Antonio Luengo Zapata, consejero de Agua, Agricultura, Ganadería, Pesca y Medio Ambiente de la Región de Murcia, por no ejercer sus competencias para salvar el Mar Menor. El segundo accésit lo comparten Verter Recycling 2002 y el Gobierno Vasco por su nefasta gestión del vertedero de Zaldibar.

    El Día Mundial del Medio Ambiente fue establecido por la Asamblea General de las Naciones Unidas en 1972 coincidiendo con la primera cumbre mundial sobre medio ambiente: la Conferencia de Estocolmo sobre el Medio Ambiente Humano. Los fines de este evento anual son el aumento de la conciencia medioambiental, y fomentar la acción global en la protección del medio ambiente.

Ecologistas en Acción concede los Premios Atila con el objetivo de “distinguir y denunciar a aquellas personas, entidades o proyectos que más hayan destacado por su contribución a la destrucción del medio ambiente”. Los premios, que se concedieron por primera vez en 1992, tienen dos categorías denominadas “Atila” y “Caballo de Atila”.

Miles de personas se han dirigido a esta asociación proponiendo, desgraciadamente, numerosos candidatos, entre los cuales el jurado ha elegido.

Premio Atila 2020: Los gobiernos de las comunidades autónomas de Andalucía, Madrid y Región de Murcia por la desregulación ambiental que están imponiendo.

Escudándose en la crisis sanitaria y económica provocada por la COVID–19, y en un claro intento de favorecer el crecimiento económico más depredador mediante la modificación de la normativa ambiental y urbanística, estas tres Comunidades Autónomas están promoviendo unas modificaciones de sus leyes del suelo que favorecen la especulación urbanística, incluso de los últimos espacios naturales bien conservados. Eliminan una parte sustancial de los controles ambientales existentes reduciendo las ya escasas garantías de una evaluación independiente y objetiva de los proyectos, poniendo en manos de los ayuntamientos la evaluación ambiental de los nuevos planes de desarrollo y sus proyectos de urbanización. Ahonda en un modelo económico contaminante y de gran impacto ambiental y social, agravando la pérdida de biodiversidad y la crisis climática, pese a que nos enfrentamos a una emergencia ecológica sin precedentes.

Premio Caballo de Atila 2020: Carnival Corporation.

Esta empresa británica-estadounidense-panameña es el mayor operador mundial de cruceros. Emite más óxido de azufre que todos los vehículos europeos en 10 años. España es el país más vulnerable a la contaminación de cruceros.

Carnival fue multada por delitos ambientales en 2019, seis violaciones cometidas por vertido de plásticos y aguas de desecho al mar, la falsificación de documentos y tratar de influir en la Guardia Costera para que cambiara ciertos parámetros ambientales, entre otros. Ha sido salvada de la crisis por el fondo soberano saudí que ahora quiere sustituir el petróleo por el turismo.

Carnival Corporation es la mayor naviera de cruceros y domina el crucerismo europeo. Uno de los cruceros más grandes del mundo pertenece a esta empresa. Tiene capacidad para unos 8.000 turistas.

Los accésits

Además, este año Ecologistas en Acción ha concedido dos accésits especiales: a Antonio Luengo Zapata, consejero de Agua, Agricultura, Ganadería, Pesca y Medio Ambiente de la Región de Murcia, y otro que comparten Verter Recycling 2002 y el Gobierno Vasco por su nefasta gestión del vertedero de Zaldibar.

Antonio Luengo Zapata recibe el primer accésit por no haber adoptado ni una sola medida de calado en el origen del problema del Mar Menor: la contaminación agrícola. Y ello a pesar de tener todas las competencias para la ordenación del sector agrícola en el Campo de Cartagena, y de la protección ambiental del Mar Menor. Entre los logros de Antonio Luengo está conseguir que buena parte de los científicos que formaban parte del Comité Científico abandonaran el mismo por inoperante. También que las dos principales organizaciones ambientales de la Región de Murcia, entre las que se encuentra Ecologistas en Acción, abandonaran el Consejo Asesor Regional de Medio Ambiente por no cumplir sus funciones consultivas y de participación, llevando leyes ya aprobadas o evitando tratar el problema del Mar Menor.

También ha derogado la Ley de Medidas urgentes para garantizar la sostenibilidad ambiental en el entorno del Mar Menor, fruto de un amplio consenso político y social, para sustituirla por la Ley de Protección Integral del Mar Menor, que protege más a la agroindustria y los sectores económicos que a la laguna salada.

Los titulares de Verter Recycling 2002 reciben el segundo accésit por su nefasta gestión del vertedero de Zaldibar (Bizkaia), con el resultado de la muerte de dos trabajadores y por poner en riesgo la vida de miles de personas de Ermua, Zaldibar y Eibar, por las emisiones tras el derrumbe y los incendios que se produjeron a partir del 6 de febrero de 2020. Comparten el galardón con el Gobierno Vasco, que permitió y consintió graves irregularidades en la gestión, y por autorizar ese vertedero en la vaguada de un monte con grandes pendientes y sin un control adecuado de los residuos depositados.

El jurado expresa su esperanza en que la concesión de estos premios llame a la reflexión a los galardonados sobre el deterioro ambiental y social que sufre nuestro planeta.

 

Cómo hacer una huerta en casa

https://www.pagina12.com.ar/265673-coronavirus-como-hacer-una-huerta-en-casa

Con el aislamiento obligatorio, las formas de autoabastecerse son puestas en valor. Tres macetas, un poco de sol y perseverancia son suficientes para comenzar a cultivar y obtener los primeros resultados.

Por Pablo Esteban

La autoproducción familiar de alimentos sanos y diversos se abre como una ventana de nuevas posibilidades ante las limitaciones que impone el aislamiento obligatorio. Si bien la agricultura, históricamente, ha sido una actividad asociada a escenarios rurales, también puede ser desplegada en zonas urbanas y periurbanas. Sumergir las manos en la tierra y generar los propios alimentos que se consumen son hábitos que podrían conducir a cuestionar toda la matriz productiva, hoy puesta en jaque por un patógeno que los humanos ni siquiera son capaces de ver. En 2015, junto a Janine Shonwald, Francisco Pescio –ingeniero agrónomo, docente de la UBA y especialista en desarrollo rural– escribió el libro Mi casa, mi huerta. Técnicas de agricultura urbana del INTA. Editado por Daniela Novelli, la publicación sigue las pautas de la divulgación científica y, en el escenario actual, se revaloriza de una manera específica.

Pescio es un verdadero experto del rubro que trabajó durante los últimos veinte años en el Programa Prohuerta, creado en 1993. El dato de color es que, desde 2016, Pancho coordina las huertas de la Quinta de Olivos. Un módulo de producción de agricultura urbana que cultiva las verduras que consumen el presidente y su familia, y que además se distribuyen en comedores de la zona. En este diálogo describe de qué va la autogestión en las grandes ciudades y por qué, en el futuro, podría servir como aporte para la soberanía alimenticia.

–Hace unas décadas todo el mundo tenía huertas en el fondo de las casas. En la actualidad, el aislamiento contribuye a repensar en esta posibilidad…

–Sí, de hecho, si uno visita algunas provincias y se aleja un poquito de los centros urbanos, todavía sigue habiendo muchísimas. El requisito, sin embargo, es contar con un poco de fondo al menos. Con los procesos de urbanización se llenó todo de asfalto, proliferaron los edificios con departamentos pequeños y resulta más difícil tener una.

–¿Cómo hacer una huerta si hay asfalto y cemento por todos lados?

–Precisamente, la agricultura urbana se encarga de abordar los procesos agrícolas en aquellos sitios en los que hay mucha interacción con la ciudad. Es posible producir alimentos, realizar compostaje y cumplir con otros procedimientos productivos en lugares en los que, a priori, sería impensado. Implica adaptar tecnologías y discutir soluciones ingeniosas. Algunas estrategias son más costosas (huertas verticales), y otras más económicas y accesibles. En este último caso se suele sacar provecho de los recursos que andan dando vueltas por la calle.

–¿Por ejemplo?

–Los tachos plásticos de pintura que se tiran en los volquetes pueden funcionar como unos maceteros espectaculares. El problema adicional es que también hay que combatir los mitos que se generan alrededor. Hay sitios de internet que recomiendan a aquellas personas que recién se inician utilizar los maples de los huevos para hacer plantines. Es el efecto pernicioso de Pinterest, Facebook y de otras redes que muestran resultados pero cuando la gente quiere llevarlos a la práctica jamás funcionan. En cambio, si uno utilizara macetas pequeñas hechas con papel de diario podría tener más éxito al momento en que se propone trasplantarlos. Lo mismo pasa cuando queremos hacer una compostera casera; existe demasiado relato alrededor.

–¿En qué sentido?

–Al momento de hacer una huerta se requiere de tierra, recurso escaso en áreas urbanas. Las aboneras en una casa de ciudad sirven por dos razones: para disminuir la cantidad de residuos y para generar tierra fértil para agregarle a las macetas. El problema, contra lo que se podría estimar, es que compostar residuos orgánicos en recipientes pequeños (como un tupper) es mucho más difícil que hacerlo en tachos grandes. Se debe ser mucho más estricto en lo que se incorpora y lo que no. Dentro de los orgánicos existen tres grandes grupos: verdes o húmedos (gran parte de lo que se genera en la cocina familiar como las cáscaras de la fruta, restos de verduras); marrones o secos (hojas de árboles otoñales, restos de poda); mixtos o equilibrados (yerba, café, té). Hay que saber cómo combinarlos. Algunos municipios de Buenos Aires entregan las mezclas ya hechas.

–Si uno vive en un departamento, ¿por dónde se puede arrancar?

–Lo primero que hay que hacer es buscar envases, recipientes que puedan servir de macetas. Son útiles desde latas de conserva hasta aquellos de telgopor en los que habitualmente comemos helado. La única precaución a tener en cuenta es hacer los orificios para el drenaje. La tierra que se coloca puede comprarse, o bien, obtenerse de algunos volquetes también. En muchas construcciones hacen limpieza y tiran; es muy común ver a huerteros husmeando por allí cuando los edificios están en obra. Se trata de agudizar el ingenio popular para conseguir el recurso de la manera más económica posible. En principio, es recomendable apuntar a algunas especies garantía de confianza. Disponer de plantas aromáticas siempre está muy bueno para la cocina; me refiero al perejil, orégano y romero. Luego hay plantas que, aún con pequeños volúmenes de tierra, son fáciles de cultivar y cosechar. Es el caso de la lechuga, la rúcula y la radicheta, así como también el rabanito, que crece rápido y no falla.

–No obstante, hay muchos que argumentan que nunca les crece nada porque “no tienen mano verde”.

–Con un poco de cuidado, constancia, tierra y algo de sol –de seis a ocho horas de luz directa– la cosa tiene que funcionar. En la ciudad, a veces, se hace difícil reunir estos requisitos pero se puede. De hecho, desde Prohuerta (creado y activo desde 1993) en la actualidad conversamos con municipios para analizar cómo seguimos con la distribución de semillas y otros insumos con las restricciones que impone la pandemia. El programa tiene un alcance territorial muy profundo, abarca el 90 por ciento del país. Históricamente hubo unas 40 mil personas registradas y son las que reciben los kits (semillas y capacitación), aunque de seguro hay muchas más sobre las que no tenemos registro.

–La autogestión, de ser practicada en forma masiva, ¿podría conducir a la soberanía alimentaria?

–Es el derecho colectivo de los pueblos a acceder a alimentos sanos, saludables, abundantes y culturalmente aceptados. El poder de las comunidades a decidir qué y cómo producir y alimentarse. El hecho de tener una huerta en tu casa no modifica la soberanía, pero es un ladrillo más, un pequeño aporte, a la acción de tomar las riendas de lo que se come. No solo debe comer de manera digna el que puede pagarlo, sino todos los habitantes sin distinción. Aquí ingresa, por supuesto, la mirada agroecológica, con el desafío de acceder a los recursos sin quebrar los ambientes ni contaminarlos con productos que acaban con los suelos. Necesitamos generar insumos y tecnologías autóctonas para desplegar procedimientos autónomos y armónicos con la naturaleza. Como decía Perón: “Cada argentino tiene que producir lo mismo que consume”.

pablo.esteban@pagina12.com.ar