http://educarenverde.blogspot.com.es/2015/04/ensenar-desobedecer-publicado-en-el.html?spref=fb

Los niños de hoy necesitan la naturaleza: estar al aire libre al menos tanto tiempo como el que pasan en espacios cerrados.
Si te consideras una persona «amiga de los niños»: madre, padre, educador/a, hermano, tía, abuela, vecina… Estás convencida que la interacción directa con la vida es un derecho fundamental de la infancia…Y te dispones a implicarte para conseguirlo… Bienvenida!!!!!!!! Bienvenido!!!!!!

ENSEÑAR A DESOBEDECER
EDUCAR EN VERDE Tal vez como resultado de nuestra historia, y de la cultura latina, la sociedad española es excesivamente protectora con sus hijos. “Están infantilizados” afirma Lorenzo Urbano, uno de los investigadores de la Universidad Rovira i Virgili que evaluaron el grado de madurez de los jóvenes españoles y descubrieron que no empiezan a ser realmente autónomos y responsables ¡hasta los 27 años!. Los pésimos (aunque cuestionables) resultados en las pruebas PISA de resolución de problemas (23 puntos por debajo de la media europea), apuntan también a una dificultad endémica para tomar iniciativas y ser creativos.

Y muchos profesores como la  filósofa Marina Garcés, se inquietan por la excesiva dependencia que observan entre sus alumnos, perfectos ejecutores de instrucciones, siempre ávidos de indicaciones precisas, pautas y modelos. Más allá del miedo y los hábitos sociales, Garcés se pregunta por la forma en que familia y escuela cultivan una obediencia que destruye la capacidad de pensar de forma crítica, de asumir riesgos y tomar decisiones propias. Y constata que en parte es debido a la forma en que nos relacionamos y transmitimos los conocimientos, un estilo más heredero de la escolástica que de una auténtica tradición ilustrada. Es cierto que aún se imparten muchos contenidos de manera exclusivamente teórica y dogmática, como si fueran verdades absolutas; que aún se exige memorizar y se persigue el error como si de un cisma se tratara… ¿Cómo podríamos liberarnos del “sesgo autoritario” que continúa impregnando nuestra cultura? Desde mi punto de vista, una buena opción sería ofrecer a los estudiantes la posibilidad de elegir tanto aquello que desean aprender, como la forma en que quieren aprenderlo. Un alumno que decide asistir a una lección magistral sobre por ejemplo, los reyes godos, se convierte en sujeto activo de su aprendizaje: no ha tenido que acatar el mandato arbitrario de otra persona, ni se ha visto forzado a adquirir unas determinadas capacidades. Por tanto, puede dar un sentido a su actividad y, al mismo tiempo, ser crítico con ella. Ofrecerles la posibilidad de participar, decidir y elegir, es decir, de ser sujetos responsables y autónomos, es el mejor antídoto contra la pasividad del obediente ejecutor de la voluntad de otros.

(Publicado en el periódico ESCUELA)

Escuelas verdes

http://educarenverde.blogspot.com.es/p/escuelas-verdes.html

Una escuela en los bosques escoceses

Los pequeños pies de Allystor se mueven con agilidad por la tierra húmeda y tierna. Sortean los troncos de los árboles, saltan entre las piedras y las ramas caídas, se deslizan o “escalan” por las pendientes. Con su mochila al hombro, su anorak y su osito de peluche fuertemente agarrados, mi improvisado guía se vuelve, de vez en cuando, para vocear algún consejo: “¡cuidado con el agujero!”, “esto resbala”, “¡vamos, es por aquí!”. Perdida en el bosque, sin cobertura y a punto de abandonar mi proyectada visita al “Jardín Secreto”, (una escuela infantil, a dos horas de Edimburgo), Allystor y su madre, que llegaban tarde, me rescataron: “Hoy están en la zona del árbol hueco. Mi hijo conoce el camino”, dijo ella volviendo al coche. La experiencia de dejarme llevar por un niño de 6 años, en un territorio desconocido, fue un sorprendente ejercicio de confianza, muy recomendable para cualquier adulto. EDUCAR EN VERDE1

El jardín nómada

¡Y llegamos!. En un claro del bosque, rodeado de robles, pinos, castaños, y fresnos, destaca un colorido grupo: son 14 niños y niñas (de 2 a 6 años) (hay 18 inscritos) y tres educadoras. Preside la reunión un viejo plátano con un enorme agujero en la base, por el que se asoman jugando algunos pequeños. Cathy Bache, una profesora de teatro que residió en Noruega, impulsó el proyecto  hace seis años, tras varias experiencias cuidando niños en la naturaleza. En cumplimiento de la legislación escocesa, que no permite crear una escuela sin un edificio, el centro comunitario de la pequeña aldea de Lethan sirve de punto de encuentro a las familias, al principio y al final de la jornada. Desde allí, los niños caminan diariamente a las colinas, en invierno (con temperaturas que rondan los 0 grados) como en verano: “El bosque es un entorno acogedor que ofrece muchas posibilidades, explica Cathy. “Hay zonas estupendas para resguardarse del viento o de la lluvia, donde la temperatura se mantiene constante”. Durante todo el año, la escuela transita, nómada, por más de 20 áreas distintas, acondicionadas y adaptadas a la climatología, con refugios naturales o tiendas. Sus pintorescos nombres expresan los juegos y la imaginación de los niños: “donde los tigres”, “el árbol de cocinar”, “la carpa amarilla”, “los columpios para pies”, “la gran hoguera” o “la tienda blanca”, que dispone además de un pequeño huerto y dos grandes arcones donde guardan material escolar y de jardinería. “Con buen tiempo, ellos eligen el lugar, según sus intereses. En caso contrario, lo decidimos nosotras”, vuelve a explicar Cathy. Aunque estamos casi a finales de junio, es el clima fresco y nublado de Escocia. Mary, otra de las educadoras, está montando un tejadillo con lona, “por si llueve”, mientras los pequeños continúan inmersos en sus juegos. En esta escuela sin paredes ni techo, los niños recuperan y desarrollan su conexión innata con la naturaleza; gracias a ella, refuerzan también el contacto consigo mismos, la claridad con que perciben su cuerpo, sus pensamientos, sentimientos y deseos. Mediante la exploración y el juego espontáneo, van construyendo vivencias y experiencias concretas y directas, en un entorno amplio y respetuoso.

Puedes continuar leyendo este artículo de Heike Freire en el nº 407 de la revista Cuadernos de Pedagogía (www.cuadernosdepedagogia.com) dedicado a la Infancia hoy. EN+ELMENHORST+WALDKINDERGARTEN

También puedes publicar tus comentarios con las experiencias de escuelas que  favorezcan el juego al aire libre y en la naturaleza.