Fuerzas de flaqueza

EL AUDIO

 “Mi marido se suicidó hace 20 días por los problemas económicos que teníamos. Cobraba el subsidio por desempleo, solo tenía 45 años y le decían que ya era mayor para trabajar”. Rosario llamó este lunes a la radio, al programa “Protagonistas” de PuntoRadio, y entre lágrimas contó que su marido se había quitado la vida porque no aguantó más el paro, las apreturas económicas, la falta de expectativas, la crisis, que le jubilasen de la vida con 45 años. Ha dejado tras de sí mujer e hijas.

Casi al mismo tiempo en Atenas, se suicidó delante del parlamento un pensionista griego. “No quiero dejar deudas a mis hijos”, fue la última frase que gritó antes de dispararse en la cabeza, según cuenta una empleada de la limpieza que pasaba por allí. El hombre tenía 77 años y era farmacéutico jubilado. La policía encontró esta carta en su bolsillo culpando de su muerte a los políticos a los que comparó con el gobierno colaboracionista griego. «El gobierno ha aniquilado toda esperanza para mi supervivencia que estaba basada en una pensión muy digna que yo solo pagué durante 35 años sin ayuda del Estado. Mi avanzada edad no me permite responder activamente, aunque si un compañero griego fuera a coger un kalashnikov, yo estaría detrás de él, pero para mí no veo otra solución que darle este final digno a mi vida, ya que no me quiero ver buscando en los cubos de basura mis medios de subsistencia. Creo que esa juventud sin ningún futuro se levantará algún día en armas y colgarán a los traidores de este país en la plaza Syntagma justo como hicieron los italianos con Mussolini en 1945″.

Tamara pertenece a esa juventud española a la que la situación actual no ofrece casi ningún futuro. Tiene un hijo y vive sola. No recibe ningún dinero o ayuda. Sus padres murieron cuando ella era adolescente, ella terminó una carrera y está en paro. Al menos llevaba mucho tiempo parada el año pasado que es cuando la conocimos. Nos contó quién era en un descarnado y sincero documental titulado “Generación Perdida” y dirigido por David Martín que se estrenó en Documentos TV. “Estoy cansada, estoy cansada”, decía sacando sus últimas fuerzas, fuerzas de flaqueza, para aguantar las lágrimas.

Es difícil aguantarlas ante historias como las de Rosario, el jubilado griego y Tamara, historias como las que algunos y algunas estaréis viviendo en vuestra propia persona o en personas que os son esenciales para la vida. Es difícil contener esas lágrimas en las que se mezclan la impotencia, la pena, el miedo, la rabia y la indignación. Es difícil decir nada y cualquier palabra parece poca cuando además se cruza la muerte dejándonos mudos. “Pero tenéis que dar esperanzas”, nos escribía un oyente esta semana, tenéis que dar esperanzas ante este negro panorama que hoy se oscurece un poco más con 365.000 parados más y un total de 5 millones 600 mil desempleados. No olvidemos que tras cada uno de esos números hay una Tamara, una Rosario o un abuelo como el de Grecia.

No me siento capacitado más que para dar ánimos y ofreceros este programa como refugio y nuestro esfuerzo por contar la realidad como acicate. Pero sí encuentro otras palabras mucho más legítimas que las mías para sacarnos a todos las fuerzas de la flaqueza. Son las de Rosario, la viuda que perdió a su marido hace unos 20 días, y que aún tuvo la entereza de llamar a la radio para decir: “Esta llamada es simplemente para que la gente sepa que hay mucha gente como yo y que me gustaría que alguien hiciera algo para evitarlo (…).Me cuesta mucho seguir adelante, me cuesta mucho seguir adelante. Solamente quiero que la gente que tiene el mismo problema que tuvimos mi marido y yo, siga luchando y siga teniendo fuerzas. A él le superó todo esto, pero hay que seguir luchando”. Pues si lo dice Rosario, habrá que hacerlo. Si ella puede, los demás debemos. No lo va a hacer ningún gobierno por nosotros, eso está ya demostrado, aunque deberían al menos dar muestras de intentarlo, por evitar más muertes o evitarse la última parte de la nota de suicidio del pensionista griego. Nosotros lo vamos a tener que hacer cada uno, con los nuestros, por nuestra cuenta. Cuesta mucho seguir adelante pero tenemos esa fuerza que nace de la flaqueza, ésa que nos dice cuando estamos más caídos: venga, vamos…

En el documental aparece TAMARA, tiene 30 años, es madre y está en paro. Protagoniza uno de los fragmentos más emocionantes del DOCUMENTAL GENERACIÓN PERDIDA. Esa generación que ha visto como la crisis acababa con sus sueños y sus expectativas de vida: La mitad de los jóvenes españoles están en el paro. Para ello hablarnos de esta situación, recibimos hoy a David Martín de los Santos, director del documental «Generación Perdida», (que dió lugar a un blog) . También contaremos con 2 de sus protagonistas. Y te preguntamos: ¿¿TE SIENTES PARTE DE LA GENERACIÓN PERDIDA? ¿¿POR QUÉ??

 Generación perdida – Anicet Lavodrama

Como Benjamín Villegas, músico de 30 años que se sintió reflejado, y emocionado decidió tomar las riendas de su vida y lanzar su primer disco en solitario. Para ello lanzó primero este viral. .Y TÚ ¿CÓMO ESTÁS? ¿QUÉ INICIATIVAS PROPONES PARA CAMBIAR TU VIDA?