Impresentables

EL AUDIO

Impresentables, que somos unos impresentables. Damos muy mala imagen. No somos presentables los españoles. Somos tan impresentables que parecemos griegos. Lo dice alguien muy presentable: Esperanza Aguirre.

Estamos a la griega, o sea, a la gresca, todo el día quemando papeleras y destrozando el mobiliario urbano. Y claro, así el mercado no se fía de nosotros. Según la presidenta de la Comunidad de Madrid, ésa es la razón por la que nuestra prima de riesgo sigue por las nubes y nosotros por los suelos: “Cómo vamos a generar confianza si la imagen que proyectamos en el mundo es una imagen a la griega, de algaradas, de contenedores quemados, de desórdenes callejeros, de irresponsabilidad colectiva”. Esto es a lo que se le llama matar dos pájaros de un tiro. Por un lado, descalifico las manifestaciones de nuestro país llamándolas «desórdenes callejeros» e «irresponsabilidad colectiva», y de paso, pongo a los griegos de vuelta y media por enfrentarse a los recortes. La presidenta sí que sabe recortar y economizar: en una misma frase consigue llamar impresentables a los manifestantes de dos países. Será que no le gusta cómo viste la gente en las protestas. Habrá que ir de traje, como Camps.

Ahora entiendo por qué vamos de culo: porque estamos haciendo un griego (sexo anal, para entendernos). Si la presidenta me permite un matiz, yo diría que el griego nos lo están haciendo a nosotros porque aquí quién más la clava por la espalda es el gobierno y quien más recibe el pueblo llano, que con los recortes ha perdido hasta la “elle”. Y sin embargo, para Esperanza Aguirre, la mala imagen la dan las manifestaciones que, como todo el mundo sabe, son una muestra de irresponsabilidad colectiva que acaba siempre en contenedores quemados. Si la presidenta me permite el matiz, salvo lamentables excepciones de vandalismo, lo más quemado en este país son los españoles y los contenedores de sanidad, educación, ciencia y derechos laborales. Aun así, queridos conciudadanos, da muy mala imagen que salgáis a la calle a expresar que estáis chamuscados. No dais confianza a los mercados que, como sabéis, son gente muy seria y fiable a la que deberíamos corresponder con la misma fiabilidad que ellos nos han demostrado.

La culpa de lo que pasa es vuestra por no generar confianza, no es del gobierno por decir un día una cosa y hacer al día siguiente la contraria, no es del presidente por estar más desaparecido que Zapatero, no es de los ministros por decir que llueve cuando nos están orinando, no es de las comunidades autónomas por tener un déficit mucho mayor que el anunciado, no es de los políticos que inauguran aeropuertos sin aviones, hospitales sin camas y monumentos al despilfarro, ni de los que además están imputados en casos de corrupción… Discúlpeme señora presidenta, pero es que se me hace raro que diga que las manifestaciones dan mala imagen cuando su partido y el de al lado están llenos de casos impresentables. Pero esos casos a la señora presidenta no le parecen impresentables. A la señora presidenta no le parece que ésa sea la razón por la que el mercado sigue a su bola mientras a nosotros nos las tocan. La razón es que la gente sale a la calle a quemar contenedores (que, como todo el mundo sabe, es a lo que se dedican los manifestantes mayoritariamente).

Si nos estuviéramos quietecitos en casa o en el trabajo sin armar ruido, el mercado vendría a salvarnos. El problema es que cada vez hay menos gente con una cosa o la otra y no les queda más remedio que estar en la calle. Si no quieren que se les vea para que no den mala imagen, tendrán que meterlos en un contenedor y tirar una cerilla dentro. En cierto modo, ya lo están haciendo. Pero el humo les va a acabar ahogando.

Humbert Humbert – Sell Out

HOY QUEREMOS DARLE BUENA IMAGEN AL PROGRAMA. Por eso hemos invitado al dibujante, Paco Alcázar (también músico en los desaparecidos Humbert Humbert), que ha editado recientemente dos libros: «Silvio José, faraón» (ASTIBERRI), donde recopila las aventuras de su mítico personaje publicadas en EL JUEVES, y «La industria de los sueños» (¡CARAMBA!), en el que recoge las viñetas aparecidas en la revista Cinemanía en las que desbarra sobre las estrellas de la gran pantalla.

En esta última, Paco juega a imaginar cómo sería una película famosa si la hubiera dirigido otro director que nada tiene que ver o la hubiese protagonizado un actor que no pega para nada en el reparto. El resultado es a menudo muy bizarro y divertido. Por eso, te invitamos a jugar con nosotros a un juego parecido: ¿CÓMO SERÍA EL CINE DIRIGIDO POR NUESTROS ACTUALES DIRIGENTES? Tomando títulos conocidos, inventa otros que hablen del momento actual, p.e., Mariano Manostijeras, La Guerra de las Falacias, Algo pasa con Merkel, Los ladrones van al parlamento…