Los supermercados fueron los primeros en reventar el mercado de la bollería. ¿Cómo puede ahora el gigante Granier acercarse tanto a sus precios? Compramos varias muestras para averiguar si es la calidad la que determina el precio.