Los patronos sacan el látigojunio 18, 2013 – carne cruda 2.0  

 Los patronos han sacado los látigos de los baúles. Y cada vez que la Patronal abre la boca es para atizarnos con la fusta: que si hay que hacer más reforma, que si hay que recortar derechos laborales, que si hay que recortar los trabajos hasta convertirlos en minitrabajos, que si tenemos que acostumbrarnos a trabajar más y cobrar menos, que nos vayamos a Laponia… Que nos vayamos a la mierda, vamos.

La última propuesta de un miembro de la CEOE, José de la Cavada, ha sido reducir a menos de cuatro días los permisos por fallecimiento de un familiar en primer grado en otra localidad. No se necesitan tantos días por desplazamiento porque ya no viajamos en diligencia, dice este señor. Pues no viajaremos en diligencia pero él nos trata como si él condujese una y nosotros fuésemos los caballos de tiro a los que azota con el látigo. Somos mulos de carga y los mulos de carga no lloran a sus muertos. A la patronal no le merece respeto nuestro dolor. Ni cuando ellos nos apalean ni cuando la vida nos apalea. No nos respetan en vida, lógico que tampoco nos respeten en la muerte.

No es la primera vez que José de la Cavada saca la fusta. Antes ya propuso un contrato de trabajo para jóvenes sin paro ni cuotas empresariales ni indemnización por despido. Es decir, quería convertir al trabajador joven en becario indefinido. Tampoco debería extrañarnos. José de la Cavada fue multado con 25.000 euros por la Inspección de trabajo por vejar a sus subordinados. Este señor es el Director de Relaciones Laborales. Ya veis el tipo de relaciones laborales que propone la patronal: la de explotadores y explotados, vejadores y vejados.

Hay empresarios, especialmente empresarios familiares, a los que repugnan estos individuos tanto como nos indignan a los trabajadores. Pero el caso es que este señor es el perfil de personaje que está al frente de los patronos. O Juan Rosell que también saca el látigo a pasear de cuando en cuando. Por no hablar de que antes estuvo Díaz Ferrán, condenado por la Justicia. Estos son los señores que representan a los empresarios españoles hoy. Los empresarios honestos deberían apartarse de estos señores porque estos señores más que empresarios son señores feudales.

Estos señores son empresarios que actúan como patronos y tratan a los trabajadores como vasallos. Esos patronos son los que dirigen ahora la confederación de empresarios, CEOE, a la que deberíamos rebautizar como Confederación Explotadora de Empresarios Esclavistas. Siempre ha habido explotadores, esta época es un ejemplo claro, pero durante un tiempo habían tenido que guardar las varas de pegar y las formas para sentarse a negociar con los trabajadores. Pero ahora los políticos les han devuelto la llave del baúl en el que guardaban sus látigos y los sindicatos no han sido capaces de pararlos. Han vuelto los patronos y han vuelto a levantar la mano para pegar. Habrá que defenderse y devolver el golpe, digo yo.

Programa del 18/06/2013 | ENTREVISTA A FEMEN Y ERIKA TREJO

FEMEN: Nuestros pechos desnudos son nuestras armas

FEMEN SpainHan convertido su cuerpo desnudo en pancarta contra el machismo, se manifiestan a pecho descubierto por todo el mundo a favor de las mujeres que reclaman libertad y sus acciones les han llevado a ser detenidas y perseguidas

 De ladrones y cómplicesjunio 17, 2013  

‘Carne Cruda’ en ‘Hora 25’ (17/06/2013): El PP sale de la crisis… ¡y nos deja a todos detrás!

Entramos en un terapia anti-corrupción, pasamos 21 días con la infanta Cristina, acompañamos a Montoro en el tren que conduce hacia la salida de la crisis, entramos en la cabeza de Rajoy y el Príncipe, y os ofrecemos otro anuncio de la serie «si eres pobre, por algo será»

 Habíamos oídos todas las excusas políticas posibles para eludir responsabilidades en asuntos de corrupción. Todas salvo alguna cosa. Salvo una cosa. No me consta que antes de hoy ningún partido haya alegado que un político no debe responder públicamente sobre una trama corrupta porque eso “daría mala imagen de los políticos”. Pero en este país nunca dejarán de tomarnos el pelo y para todo hay una primera vez: hoy el PP valenciano ha utilizado esta justificación para vetar la comparecencia de Camps y Barberá en las Cortes valencianas para responder sobre los negocios que firmaron con Nóos. Razón no les falta: Camps y Barberá dan mala imagen de los políticos aunque no comparezcan. Pero no solo los políticos despilfarradores dan mala imagen, también que el resto mire para otro lado y les deje hacer. No solo da mala imagen el robo, también la complicidad.

La mala imagen de los políticos no generan las explicaciones, la han generado los 800 caso de corrupción, ¡800! y los casi 2000 detenidos, ¡2000!, en lo que llevamos de siglo en España, según se ha publicado hoy. Por no hablar de los 300 cargos imputados que van en listas electorales, es decir, la presunta corrupción de la que los partidos no se responsabilizan, la corrupción que no atajan. La mala imagen no la provoca solo la corrupción sino la falta de reacción frente ella. De hecho, lo que hoy hace que solo un 4% confíe en los políticos, ¡solo un 4%! es que sigan sin tomar medidas contra la podredumbre. La corrupción de la política española es doble: el ruido de los que roban y el silencio de los demás.

Ese silencio es lo que resulta intolerable a estas alturas. Del robo han de ocuparse los jueces y policías, pero la depuración es una responsabilidad política. Y lo que más indigna a estas alturas es que los grandes partidos no asuman esa responsabilidad. Resulta absolutamente intolerable que después de 800 casos de corrupción y casi 2000 detenidos sigan con los brazos cruzados y más aún, que nos digan que las explicaciones dan mal imagen. Las explicaciones son las únicas que pueden lavar la imagen deteriorada de los políticos. No es que les miremos mal, es que ellos solo muestran su lado más feo. 

Son los políticos honrados los que tienen que denunciar a los corruptos, no darles la mano ni hacerse fotos con ellos. Si no quieren pagar justos por pecadores, los justos tienen que dar un paso al frente y entregar a los delincuentes y apartar a los sospechosos para que la justicia los juzgue. Al no hacerlo, le hacen un flaco favor a la democracia de este país. El descrédito de la política no solo les afecta a los políticos, es mucho peor: destruye nuestro endeble sistema democrático. 

Mientras los inocentes no denuncien a los delincuentes, no podremos diferenciar a unos de otros. En algunos casos, no hay diferencia entre unos y otros. Los que tapan, están en el robo. Los que callan dentro de los partidos se convierten en cómplices de robo. No solo tienen las manos manchadas los que roban, también las tienen sucias los que tienen las manos metidas en los bolsillos sin hacer nada.