Lotería Nacional: si te toca ser pobre, te jodes

http://www.cadenaser.com/carnecruda20/

Descubrimos lo que le importa la pobreza infantil al PP y el nuevo anuncio de loterías, asistimos al reality MasterWert, escuchamos el Consultorio de la Defensora del Pueblo, estrenamos el musical sobre los EREs y comprobamos cómo Messi regatea a Hacienda

 La vida no es bellajunio 12, 2013  

Para evitar que viera el horror, el padre de la película “La Vida es Bella” hacía creer a su hijo que el campo de concentración nazi en el que estaban recluidos era parte de un juego. El otro día un niño de una escuela de Girona le decía a su profesora que su madre le había dado un bocadillo mágico de pan con pan y que él imaginaba lo que había dentro. No son realidades comparables pero está claro que hay padres en esta España de hoy que tienen que inventar historias como las de las épocas más penosas de la Historia para que sus hijos no vean la cruda realidad. La cruda realidad es que en España hoy hay hambre. Hay dos millones de niños que pasan hambre como la que pasaron nuestros abuelos. La vida no es bella.

Y al gobierno le da igual. El Partido Popular ha rechazado hoy todas las propuestas en el Congreso de poner en marcha un plan inmediato contra la pobreza infantil y lo ha dejado para dentro de seis meses. ¡Seis meses! Estos señores que tienen el plato caliente en la mesa cada día, desprecian el tiempo tanto como el sufrimiento ajeno. Pero para el que no tiene nada que llevarse a la boca, seis meses son 180 días, 540 comidas que no sabe si podrá dar a sus hijos. Para una madre de L’Hospitalet que habla hoy en el periódico, pensar que el mes que viene llegarán las vacaciones y sus hijos no podrán comer en el colegio, hace que le tiemblen las piernas. De terror y rabia. Y de hambre. Esa es la marca España: la marca de la piel en las costillas.

Al gobierno, sin embargo, no le tiembla el pulso para quitarse a los pobres de encima. Al que no tiene, le sobra mes al final del sueldo. Al gobierno le sobra gente al final de mes. Los pobres son las sobras de la comida de estos desaprensivos. Los tiran a la basura para que se ocupen de ellos una vez más, las ONG, que sí han puesto en marcha planes de choque. Las organizaciones NO gubernamentales hacen de gobierno. El gobierno hace de No Gobierno.

Millones de familias le piden ayuda y el gobierno les da pan con pan duro. Les da un bocadillo con un vacío de seis meses entre medias. No es un bocadillo mágico. Cuando lo abres ves que la vida no es bella. Y este gobierno la hace mucho más fea de lo que ya es.

Con todos los gastos pagadosjunio 11, 2013  

Yo cuando sea mayor y si consigo que me extirpen la conciencia, quiero ser miembro del PP. El Partido Popular es un regalo, un chollo, como esos premios en los que ganas un viaje con todos los gastos pagados. No tienes que declarar a Hacienda como los demás, no tienes que pagar piso como todo el mundo porque te lo paga el partido y encima recibes dietas de alojamiento y manutención del Congreso, o sea, de nuestro dinero. El PP es un premio en el que sus miembros ganan y los contribuyentes perdemos.

A Esteban González Pons, según ha publicado eldiario.es, su partido le paga en Madrid un piso de alquiler que además pertenece a una empresa investigada por la Gürtel. Y encima recibe 1800 euros de dietas de alojamiento del Congreso por tener su residencia oficial en Valencia. Por supuesto, también tiene sus dos sueldos: de parlamentario y de partido. El parlamento lo pagamos todos y los partidos, los pagamos en parte, no lo olvidemos. Así que Don Esteban hace honor a su apellido de marca de crema y deja que le unten. Pons, la crema que te estira la cuenta bancaria.

Encima el vicesecretario del PP tiene la cara de justificarlo. Dice que las dietas del Congreso son “una indemnización por ser parlamentario”. A quien habría que indemnizar es a los ciudadanos por tener que soportar a un parlamentario tan caro y aprovechado. Hay que ser muy jeta para cobrar 136.000 euros al año, dejar que le paguemos dietas para un alquiler que le paga el partido y encima pedir una indemnización. Pons, no hay crema que te deje la cara más dura.

No el único miembro que tiene un comportamiento irregular con dinero del partido y el PP lo justifica. El presidente del Senado, Pío García Escudero, ha reconocido que no declaró a Hacienda los 24.000 euros que el partido le prestó en el año 2000. No sabía que tenía que declararlo, ha dicho. Si a ti te pasa lo mismo, ya verás lo poco que tardan en mandarte una multa para sacarte de tu ignorancia. El PP no solo no le sanciona sino que le parece que García Escudero ha hecho una obra de caridad. Si hubiera declarado el préstamo, habría tenido que pagar menos en su declaración, explican. Será por eso que los defraudadores no declaran a Hacienda, para hacernos un favor a todos. Les tendremos que dar las gracias cada vez que nos roben. Encima de putas, apaleadas.

Es intolerable y delirante que el partido que gobierna diga que se salta la ley por nuestro bien. El partido que compara a los desahuciados con una banda armada, actúa como una banda organizada para su propio beneficio económico. El partido que no hace nada por los que se quedan sin casa, se reparte dietas y casas con la inconsciente indecencia del que lo tiene todo. Su indecencia, como su billetera, no parece tener límite. 

Los recortes duelen, incluso matan. La gente se mata a trabajar por dos duros y seis millones se mueren por tener un trabajo. Pero los palos duelen mucho más cuando ves que los que te apalean, viven a tu costa. Duele mucho más cuando tú te matas y no tienes ni donde caerte muerto, mientras los que tienen demasiado, viven de los que no tienen suficiente. No se conforman con la buena vida que les ha tocado en suerte, además quieren vivir con todos los gastos pagados por los demás. Viven por encima de nuestras posibilidades.

Verdugos que se hacen las víctimasjunio 7, 2013  

El Partido Popular se escandaliza de que a la Plataforma de Afectados por la Hipoteca le hayan dado un premio del Parlamento Europeo por defender durante cuatro durísimos años a las miles de familias desahuciadas en nuestro país. Sin embargo, no les hemos oído escandalizarse ni una sola vez por los desahucios violentos, ni por los cientos de miles de personas que se han quedado en la calle, ni por las hipotecas abusivas de los bancos denunciadas por el más alto tribunal europeo ni porque la ley hipotecaria española sea injusta con los ciudadanos como han dicho nuestros jueces. No, solo les hemos oído escandalizarse porque les abuchean en las puertas de sus casas. Tienen la piel muy fina para lo propio y una costra para lo ajeno.

Peor aún. A lo ajeno, algunos de ellos lo comparan con ETA. El parlamentario popular europeo, Carlos Iturgaiz, ha comparado a Stop Desahucios con ETA. Compara con una banda terrorista que ha asesinado casi a mil personas a una plataforma ciudadana que se están haciendo cargo de la crítica situación de muchísimas familias, a una plataforma civil que está haciendo el trabajo que no hace el gobierno. Es más, la plataforma de desahuciados está evitando que la desesperación de muchos se transforme en violencia. Y encima se atreven a llamarles terroristas. Terror es lo que viven muchos desahuciados ante la pasividad cómplice del gobierno. Hay que ser muy indigno para llamar terrorista a la víctima,

El señor Iturgaiz debería saberlo mejor que nadie pero lo ha olvidado. Es indecente hacerse la víctima delante de los que verdaderamente sufren. Algunos miembros del PP se escandalizan porque uno de sus hijos tenga que ver cómo a su padre lo abuchean pero no se escandalizan porque un niño se quede en la calle o no pueda comer. Es más, algunos incluso ridiculizaron la decisión de la Junta de Andalucía de dar de comer a los niños desnutridos que cada vez son más en nuestro país. No solo criminalizan a las víctimas, incluso se ríen de sus problemas.

Ahora el gobierno ha rectificado y anuncia que ayudará a los 2 millones de niños que pasan hambre en España y a las 30.000 familias que tienen dificultades para darles de comer. Deberían hacer lo mismo con los desahucios. El comportamiento del gobierno con los desahuciados se parece demasiado al de los verdugos insensibles que se carcajean de la víctima.