http://www.marinaleda.com/

POLÍTICA – El poder no es neutro

En una sociedad dividida en clases sociales, en ricos y en pobres, en explotadores y explotados creer que el poder es neutro es una tremenda ingenuidad y por eso cuando en el año 79 nos presentamos a las elecciones municipales pensamos que teníamos que dar a lugar un poder de clase, un poder que se comprometiera hasta las últimas consecuencias con los trabajadores con los que menos tenían, con los que le habían robado hasta la palabra.

Por tanto nos dimos cuenta que teníamos que poner de pie un poder contra el poder, UN CONTRAPODER que supiera oponerse a los muchos poderes que tenía la burguesía y que desgraciadamente sigue teniendo en la lucha por alcanzar los derechos que a los jornaleros siempre se nos habían negado.

Pusimos en marcha un poder municipal que fuera a ocupar tierra con los jornaleros, que reclamara viviendas o que se enfrentara a la Unión Europea (UE) cuando dictaba normas que favorecían a la burguesía terrateniente pero que dejaban a los parados del mundo rural convertidos en auténtico desperdicios sociales.

También teníamos que enfrentarnos al gobierno central o a la Junta de Andalucía cada vez que nos negaban derechos elementales o nos ponían para callarnos la boca limosnas y mentiras como único sustento en nuestras vidas.

Por eso que nuestro ayuntamiento ha sido una herramienta política de primera magnitud a la hora de luchar por la tierra y a la hora de conseguirla. Por eso que no nos diera miedo construir viviendas, tantas cuanto fueran necesarias para que los obreros y los hijos de los obreros tuvieran asegurado un techo y por eso que ahora tampoco nos de miedo tener como objetivo el pleno empleo que es justo lo contrario de lo que tiene en mente el imperialismo para esta zona del planeta.

Y porque sabíamos que el poder no era neutro nos dimos cuenta que necesitábamos de la gente para que tuviera la fuerza necesaria ese poder frente al inmenso poder de la burguesía representado por el Estado, por los grandes terratenientes o la Unión Europea.

DEMOCRACIA SOCIAL

Y mientras luchábamos por la tierra, por la industria, por el empleo, nos dimos cuenta que había otros derechos elementales que había que conseguir. Y la primera necesidad que detectamos fue la falta de viviendas pero también nos dimos cuenta que nuestros ancianos no tenían un lugar donde estar después de tantos años de sufrimiento y escoceses, tampoco había consultorio médico, ni guardería infantil, ni instalaciones deportivas y las calles estaban sin asfaltar y apenas sin luz…

Por Democracia Social entendemos el acceso a todos los bienestares sin límites de la totalidad de los habitantes de nuestro pueblo. Siempre hemos pensado que la libertad sin igualdad no es nada y la democracia sin bienestares concretos para la gente concreta es una palabra vacía y un engaño para hacer creer a la gente que es parte de un proyecto cuando realmente no se cuenta con esa gente para nada.

Nos parecía que en este campo no había que tener límites. Que los bienestares colectivos deben soñarse por el pueblo y deben convertirse más adelante con lucha en realidad porque ninguna de las aspiraciones populares por aparentemente inalcanzable que parezca puede ser negada ni en el pensamiento ni en la acción por la izquierda si ésta es auténticamente revolucionaria.

Así que nos pusimos a conquistar toda y cada una de aquellas cosas que a simple vista nos faltaban.

FIESTAS

La alegría es un derecho del pueblo. El dinero no puede ser la barrera entre los que se divierten y los que no pueden divertirse.

Nosotros consideramos que una expresión esencial del ser humano es emitir sus sentimientos de alegría y si es posible compartirlos. Por eso nosotros hemos dado un carácter abierto a nuestras fiestas en el que todo el mundo incluido el que menos tiene pueda ejercer su derecho a divertirse y donde rompamos con el mito de que la única diversión es la individual porque pensamos que en el encuentro, que en el diálogo con los otros semejantes es donde más se llenan todos los sentimientos humanos, incluido el de la alegría.

La alegría tiene que ser gratuita y todos tenemos que trabajar por conseguirla y acercarla a todas las personas sin distinción. Para eso buscamos los puntos de encuentro con todos los colectivos que componen nuestra comunidad y buscamos los espacios donde cada uno de ellos se sienta más a gusto, pensionistas, jóvenes, niños o donde todos juntos podamos, en la diferencia, compartir fiestas que a todos nos dicen algo y fomentan el espíritu de solidaridad y convivencia.

Es preciso rescatar las diversiones de las manos de los grandes almacenes, de los grandes medios de comunicación, de quienes ordenan el consumo y lo convierten en fiestas que todos tenemos que seguir como autómatas. Hace falta mucha imaginación y por supuesto mucha recuperación de nuestras tradiciones populares.

HERÁLDICA

Este escudo no tiene corona, por la simple razón de que somos republicanos y por tanto nada pintaría aquí ningún símbolo monárquico.

HISTORIA

En la Edad Media Marinaleda es un puñado de chozos donde viven los jornaleros que trabajan para los grandes terratenientes especialmente para el marquesado de Estepa.

En la Edad Moderna reaparece Marinaleda en concreto en 1751 cuando solo existen unas 60 casas la mayoría chozas donde viven jornaleros sin tierra que cobran dos reales de sueldo por una jornada de Sol a Sol.

El número de habitantes es de 80 personas pero eso sí para tan menguado número de habitantes hay tres clérigos aunque no hay médico ni nada que se le parezca y la única venta existente es propiedad del Marqués de Peñaflor que vive en Écija.

La única actividad en esta época es la agricultura y los cultivos son el trigo, la cebada, el olivo y los chaparros de un rabioso secano en el que no existe ni una fanega de tierra de regadío.

En el s. XIX aparece de nuevo Marinaleda vinculada con los bandoleros y en las partidas de José María «El Tempranillo» natural de Corcoya, «El Pernales» o Juan Caballero donde se agrupan marinaleños formando parte de estos grupos que tanto tendrían que hablar al final de este siglo y a principios del s. XX.

Ya en el s. XX, en la Segunda República con una población de 2318 habitantes y con tan solo 317 votantes, ya que no podían votar las mujeres los resultados electorales de esta época fueron:

12 Abril 1931 ganan los monárquicos

31 Mayo 1931 Ganan los republicanos

16 Febrero 1936 Gana el Frente Popular

Vicente Cejas Moreno es elegido alcalde que luego sería asesinado junto a su hijo en la era Empedrá de El Rubio con una crueldad infinita.

Cuando Franco da el golpe de Estado se desata la represión indiscriminada que se lleva por delante a más de 30 personas en nuestro pueblo.

Desde ese instante por supuesto ya no habrá más elecciones y los alcaldes del franquismo serán elegidos a dedo por los gobernadores civiles.

En los años 45-50 serían muy duros. El hambre llegaba a los estómagos de muchas familias jornaleras que no tenían más remedio que irse a rebuscar aceitunas o bellotas por los campos.

La represión continuaba con saña. Un mando de la Guardia Civil de Écija se hizo famoso en la zona porque manda arrancar los dientes de los jornaleros que cogían cogiendo bellotas por los cortijos.

En los años 60 hubo una gran emigración. Casi la mitad de la población emigró a Barcelona, Alemania, Francia, Suiza porque el tren de la huida era la única esperanza de vivir para los que habían caído ya en las redes del paro estructural.

En el año 77 se fundó en nuestro pueblo el Sindicato de Obreros del Campo en el jardín que en aquel momento era de Queipo de Llano y que hoy es la Avda. de la Libertad.

En el año 78 ocupación de la finca de Bocatinaja entre Osuna y Los Corrales. Es la primera vez en la historia de Andalucía que se ocupa una finca durante dos días después de la Segunda República. Al final fuimos desalojados violentamente por la Guardia Civil y varios dirigentes de nuestro sindicato fueron encarcelados.

En el año 79 primeras elecciones democráticas después de la República. La CUT (Colectivo de Unidad de los Trabajadores) obtiene mayoría absoluta al conseguir nueve de los once concejales que forman el pleno del Ayuntamiento.

En este mismo año se produce el cambio del nombre de las calles:

    • Muñoz Grande – Che Guevara
    • Queipo de Llano – Avda. de la Libertad
    • José A. Primo de Rivera – Andalucía
    • Acceso de Queipo de Llano –  Mariano Pineda
    • Calvo Sotelo – Alcalde Vicente Cejas
    • Castejón – Antonio Machado
    • Castiella – Jornaleros
    • Miguel Osuna – Pablo Neruda
    • General Mola – Boabdil
    • Plaza de España – Plaza del pueblo
    • Plaza de Franco –  Plaza de Salvador Allende
    • General Sanjurjo –  Federico García Lorca
    • Varela  –   Miguel Hernández
    • Victoria –  Blas Infante

En el año 80 Marinaleda protagonizó una huelga de hambre masiva durante trece días y con la participación de 700 personas. Era una hualga de hambre contra el hambre y el motivo era reivindicar más dinero y una regulación más exacta del antiguo Empleo Comunitario.

La huelga se saldó con éxito. A partir de ahí comenzaron la lucha por la tierra y las ocupaciones de fincas que nos llevarían a hacer realidad la vieja consigna revolucionaria de la tierra para el que la trabaja.

Para ello en el año 84 ocupamos el pantano de Cordobilla con una consigna, agua para regar la tierra y con una intención, conseguir que se pusieran en riego el cortijo de los Humosos propiedad del duque del Infantado porque este era el único resquicio que dejaba la ley para poder expropiarle la finca a este gran terrateniente. Estuvimos 30 días, el grado interno de solidaridad, convivencia y compañerismo sería el cimiento de las luchas que a continuación tendrían que darse para conseguir el viejo sueño de la tierra.

A partir del año 85 se comienzan una serie de ocupaciones (más de 100) que nos llevaran a realizar todo tipo de acciones pero siempre centrados en la tierra llegando incluso a permanecer en la finca durante 90 días y 90 noches. Ni que decir tiene que la Guardia Civil nos expulsaba a diario y que tuvimos infinidad de procesos judiciales por estas luchas.

En el año 91 nos notifican que tendremos por fin la tierra. Serán 1200 Has. de tierra conquistados tras muchos años de lucha y por primera vez en 5000 años de la historia de Andalucía.

En el 92 y en el 94 las luchas contra las peonadas y por un puesto de trabajo llevan a una serie de acciones radicales como la ocupación del Banco de España, la paralización del AVE en varias ocasiones, del aeropuerto internacional de San Pablo o las ocupaciones del Palacio de San Telmo, Canal Sur Radio TV así como manifestaciones todos los días por las distintas calles de Sevilla. Al final las peonadas se reducirían de 60 a 35 no sin antes sufrir el engaño de la delegada del gobierno en Andalucía Dña. Amparo Rubiales.

En el año 1997 comenzamos a poner en marcha el Humoso una vez que ya tenemos instalado de riego toda la finca. A partir de ahora ya no se oirá la voz del amo sino la de los jornaleros que a partir de ahora serán los propietarios colectivos para crear y repartir la riqueza que ellos mismos producen.

En 1999 comienza a funcionar la primera industria en Marinaleda que también será propiedad colectiva de los obreros y que vienen a multiplicar el empleo y a dar un salto cualitativo y en la apropiación colectiva de los medios de producción.

Cuando llegamos al año 2000 con la tierra y con la industria del pimiento de piquillo, la haba, la alcachofa y la aceituna estamos muy cercanos a alcanzar el pleno empleo.

En el año 2001 nuestro sindicato convoca una huelga general en el campo sevillano con participación de piquetes masivos de nuestro pueblo en los que cada día han participado más de 100 personas por la conquista de un convenio justo. En La Rinconada ese día fuimos tiroteados por un terrateniente sin que la justicia hiciera otra cosa que como tantas veces hacer «la vista gorda».

En el año 2002 se celebra en Marinaleda un encuentro estatal del movimiento antiglobalización ya que Sevilla y sus autoridades (Diputación y Ayuntamiento) habían negado las instalaciones para este evento debido al miedo que produce la criminalización interesada del mismo.

Para nosotros esta celebración ha sido un honor ya que llevamos años luchando por la construcción de la utopía desde un presupuesto básico que hoy defiende el movimiento antiglobalización como es la soberanía alimentaria, el derecho a la tierra al agua y a las semillas por parte de los pueblos porque estamos cansados de la presencia destructiva y opresiva de los terratenientes, los aguatenientes y los semillatenientes que son las grandes multinacionales.