Por qué la electricidad en España cuesta tan cara8/01/2014 | ENERGÍA

Hablamos sobre la energía y las eléctricas en España con José Vicente Barcia (Plataforma por un nuevo modelo energético), Cote Romero (ECOOO) , Marta Victoria y Cristóbal Gallego (Observatorio crítico de la energía), y Marc Roselló (Som Energía).

POR QUÉ LA ELECTRICIDAD EN ESPAÑA CUESTA TAN CARAEl rey está desnudoenero 8, 2014  

El rey está desnudo. Ya nadie lo puede ocultar, ni siquiera los cortesanos cada vez menos numerosos de esta monarquía que aún intentan tapar sus vergüenzas. Se acabó el despelote con el que la Casa Real se ha movido a oscuras durante décadas. Hemos encendido la luz. Ha llegado la hora del destape.

Ha llegado la hora de destapar las miserias de una familia que no se ha conformado con vivir a costa de los españoles sino que además ha querido vivir por encima de nuestras posibilidades. Ya no hay capotes de periodistas que les cubran, ni maniobras orquestales en la oscuridad de fiscales y políticos que les encubran: la monarquía está desnuda, la monarquía está en pelotas.

La hija del rey está imputada porque un juez tiene sospechas fundadas de que participó junto a su marido en un doble delito de blanqueo de dinero y fraude fiscal. No está acusada, solo imputada, pero el extensísimo auto del juez Castro parece una acusación. Habrá que esperar a que la Justicia siga su curso a pesar de todos los obstáculos que tratan de ponerle el fiscal, la Audiencia de Palma y la Hacienda, pero ya es irreversible: un miembro de la Familia Real está imputado. Es responsabilidad directa de la Corona.

Ya no es el yerno del rey, es su hija, una infanta. Es responsabilidad del rey, de ese rey que en su vacía monserga navideña dijo: “asumo las exigencias de ejemplaridad y transparencia que hoy reclama la sociedad”. Si las asumiera, tendría que irse porque su familia, empezando por él mismo, ha dejado de ser ejemplar y maniobra en la oscuridad para ocultarlo. El rey está desnudo aunque él diga que va vestido.

Ninguno de los reyezuelos de este país está vestido. Todos los reyes están desnudos. A todos les vemos las vergüenzas. A todos los estamos desvistiendo. No se han desnudado ellos. Ellos siguen tapándose como pueden. Se les caen los trapos sucios porque no solo jueces y periodistas sino también ciudadanos están tirando de la manta y gritan: el rey está desnudo. Cada vez hay más ciudadanos que asumen “las exigencias de ejemplaridad y transparencia que reclama esta sociedad”.

Particulares y colectivos que se han organizado para fiscalizar los sueldos de los políticos, arrojar luz sobre la opacidad, desvelar tramas corruptas, advertirnos de las trampas que nos tiende el capital, iluminarnos sobre nuestros derechos, para informarnos y para que no nos conformemos. Gracias a ellos ahora somos menos tontos. Ya no somos tontos. Ahora sabemos y tenemos que obligarnos a saber más para obligarles a ellos a respetarnos y a respetar la ley.

Conozcamos la ley para obligarles a cumplirla. Conozcamos nuestros derechos para obligarles a respetarlos. Conozcamos para que no nos puedan ignorar. Informémonos e informémonos para no conformarnos. Saber nos da poder. Ahora sabemos que el rey está desnudo. Si sigue desnudo mucho tiempo, se morirá de frío. Entonces podremos decir:

¡El rey ha muerto! Viva la ciudadanía.