El maíz transgénico y el herbicida Round up tienen efectos alarmantes

Fuente: Revista La Fertilidad de la Tierra nº 51

El estudio más reciente, llevado a cabo por el profesor Gilles-Eric Sèralini y su equipo de la Universidad de Caen (Francia), publicado por la revista Food and Chemical Toxicology, concluye que el maíz transgénico NK 603 de Monsanto es de elevada toxicidad. Se trata del estudio toxicológico más largo y exhaustivo sobre transgénicos realizado hasta la fecha.

El estudio de este equipo, que ha durado dos años, y ha sido realizado con total independencia de la industria agroalimentaria, incluye un seguimiento detallado en tres grupos diferenciados de ratas de ambos sexos. En un grupo las alimentadas con maíz transgénico, en el segundo aquellas a las que además se les suministró el conocido herbicida Round up y en el tercero, ratas alimentadas exclusivamente con maíz no transgénico. Los resultados han demostrado una vez más las graves perturbaciones hormonales inducidas por la alimentación con maíz transgénico del gigante estadounidense Monsanto. La gran sorpresa es que la alimentación solo con transgénico produce los mismos efectos que cuando va acompañado del herbicida, pero el herbicida Round up a solas –incluso en dosis muy pequeñas- produce tumores.

Tras la publicación del estudio las críticas por parte de la industria química han sido inmediatas. Science Media Center ha publicado reiteradas opiniones discrepantes en un intento de desacreditarlo a la vez que la Agencia Europea de Seguridad Alimentaria (EFSA) sentenciaba que presenta una “insuficiente calidad científica”. Por su parte, la organización ecologista Amigos de la Tierra critica a la EFSA por posicionarse continuamente junto a la industria química, olvidando por completo la salud y el medio ambiente en relación con los OMG´s. Además abogan por derogar la prohibición de permitir un aumento de los OGM´s en la UE tal y como pretende Monsanto. Las reacciones por parte de los diferentes Gobiernos tampoco han tardado en llegar. En este sentido, Francia insta a la UE a exigir reglas más estrictas con los OGM´s que las establecidas hasta ahora y que se valoren sus riesgos reales.

El investigador Sèralini, que ha sido criticado por no seguir el protocolo de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE), asegura que el estudio se ha realizado, en todo momento, bajo las correctas directrices relativas a “las buenas prácticas de laboratorio”. Por otra parte, declara que los estudios que acompañan a la solicitud de autorización de Monsanto son de 90 días, cuando es precisamente a partir de los tres meses cuando han observado que aparecían los tumores. Además, según manifiesta, en su estudio no se han limitado a una materia activa, el glifosato, sino al herbicida en su formulación completa y añade que en las investigaciones han empleado el mismo tipo de cepas de ratas de laboratorio que Monsanto.

Estudio completo:

http://www.sciencedirect.com/science/article/pii/S0278691512006825

Food and Chemical Toxicology