http://www.eldiario.es/carnecruda/programas/Trump-monstruo-viene-vernos_6_578552152.html

09/11/2016

Analizamos las elecciones en Estados Unidos y la victoria del candidato republicano Donald Trump. Trump-EEUU-condiciones-socios-OTAN

Donald Trump en la noche electoral tras su victoria

De si cambiará la política internacional, de qué podemos esperar ahora que Trump está al frente de la Casa Blanca. Las reacciones al resultado de la mano de los compañeros de eldiario.es, Juan Luis Sánchez, subdirector, Iñigo Sáenz de Ugarte, responsable de información internacional, Robert Fishman, profesor de Ciencia Política y Sociología en la Universidad Carlos III y responsable del proyecto “Dimensiones de la Democracia y sus Determinantes”. También nos acompañan  Cristina Manzano, directora de EsGlobal y el análisis de los compañeros de Democracy Now de la mano de Clara Ibarra.participantes-debate-trumpDe izquierda a derecha: Iñigo Sáenz de Ugarte, Robert Fishman, Clara Ibarra, Cristina Manzano y Juan Luis Sánchez

Para cerrar el menú os traemos tres Planazos con el Sr. Sanabria. “El exceso yankee” para gozar y disfrutar de una película, un libro y una canción al más puro estilo norteamericano.SanabriaEl Sr. Sanabria y Javier Gallego durante el programa

Ha ganado Hillary Trump

http://www.eldiario.es/carnecruda/lo-llevamos-crudo/ganado-Hillary-Trump_6_578552171.html

El problema del progresismo occidental es que se alía con el capitalismo más insaciable pero no acepta los daños colaterales que le perjudican. El neoliberalismo brutal embrutece y la masa embrutecida no es progresista

Si destruyes a la clase trabajadora y machacas a la clase media, es muy fácil que venga un fascista para levantarles el ánimo con nacionalsocialismo

Javier Gallego 09/11/2016

Ha ganado Trump porque la crisis provocada por especuladores y evasores fiscales como Trump favorece el ascenso de fascistas como él. Ha ganado Trump porque es el macho blanco dominante que representa el sueño americano clásico y enfrente tenía a la primera mujer que podía presidir Estados Unidos. Ha ganado porque Hillary Clinton no era una alternativa al sistema que ha hundido a las familias sino una representante más del establishment que ha provocado la llegada de Trump.

Trump es el resultado de gente como Trump pero también como Hillary. Es la respuesta demagógica frente a un mundo quebrado por la globalización y la crisis financiera dirigidas por las élites a las que ambos candidatos representan. Es la expresión del hartazgo de los estadounidenses frente al intervencionismo imperialista del que ella es protagonista principal en lo militar y él en lo económico. Aunque Clinton haya perdido, sigue ganando su mundo que es el de su contrincante. Ha ganado Hillary Trump.

Es cierto que con la victoria del magnate, ganan también la misoginia, la xenofobia, la intolerancia y el racismo, ganan la insolidaridad y la evasión fiscal, ganan la falta de escrúpulos y de empatía. Es una derrota de las libertades y los derechos civiles que son bandera de los demócratas. Éste es el problema del progresismo occidental, que se alía con el capitalismo más insaciable pero luego no acepta los daños colaterales que le perjudican. El neoliberalismo brutal embrutece y la masa embrutecida no es solidaria. No es compatible ser ultraliberal en lo económico y progresista en lo social. A la larga te quedarás sin votantes.

Por contra, Trump el charlatán, ese Bush del club de la comedia, ha sabido convencer a una mayoría de que él no forma parte de la oligarquía que ha generado el problema sino que es la solución (como cuando Sarkozy prometió reformar el capitalismo para salvarnos del capital). Le ha bastado un discurso antisistema en el que rechaza al sistema que empobrece a las clases trabajadoras pero, al mismo tiempo, lo alaba porque te da la oportunidad de hacerte inmensamente rico como él. Es una redefinición del sueño americano paradójica pero eficaz por la mezcla de carisma del líder con la desesperación de una ciudadanía reducida a público y cliente.

No es la primera vez en la Historia reciente que vemos cómo un salvapatrias controla a las masas vapuleadas por una crisis, con esa mezcla explosiva de victimismo, orgullo patriótico y miedo, dirigidos contra los de arriba pero también contra los de más abajo. Si destruyes a la clase trabajadora y machacas a la clase media, es muy fácil que venga un fascista para levantarles el ánimo con nacionalsocialismo.

El sueño de la globalización produce monstruos como Trump, Amanecer Dorado, el Brexit o Marine Le Pen que podría ganar las elecciones francesas del año que viene, visto lo visto. Curiosamente, los mercados se asustan del engendro que han creado. Aunque luego se recuperaron, las Bolsas cayeron dominadas por el pánico cuando empezaba a conocerse la victoria de Trump y Europa se echó las manos a la cabeza. Pero nos siguen apretando las tuercas que es como apretarle las tuercas al Frankenstein.

Mientras la Europa progresista y la izquierda mundial no articulen una respuesta, seguirán ganando las derechas neoliberales que degenerarán en fascismos. Imagino que en los años 30 también reaccionaron con el mismo asombro y pasividad que nosotros ahora ante su expansión. No quiero pensar que acabemos parecido pero nadie hace nada por detener el tren que va en esa dirección. Disfruten lo globalizado.