‘Carne Cruda 2.0’ (17/01/2014) – Haití sigue temblando cuatro años después

Haití sigue temblando cuatro años después http://www.cadenaser.com/carnecruda20/

Recordamos el terremoto de Haiti y hablamos de la situación actual del país con Iolanda Fresnillo (haitiotrosterremotos.info) y Mar Domínguez (presidenta de la asociación audiovisual «Educar desde la Infancia»). Contamos también, con la intervención desde Haiti de Vincent Maurepas (director de Intermón-Oxfam Haiti) y Egido Sanz (ONG CESAL). Además el acústico y entrevista a Albert Plá.

Un terremoto a cámara lenta enero 17, 2014  

Algo se está moviendo. Gamonal tiembla, Cataluña se resquebraja, surgen nuevas opciones políticas a izquierda y derecha que pueden fragmentar el parlamento, bomberos y policía chocan entre sí como placas tectónicas, hay movimientos sísmicos en la Justicia, la monarquía se agrieta… Dondequiera que mires, todo parece tambalearse en nuestro país. Desde el seísmo de la estafa de la crisis y la réplica del 15M, España es agitada por un terremoto sociopolítico que periódicamente se reproduce y provoca más grietas y roturas. Y en estos últimos días, nuevos temblores en distintos focos han aumentado la intensidad de la sacudida.

Gamonal ha sido el epicentro de un nuevo estallido indignado contra la especulación urbanística, la corrupción y la gestión política autoritaria y el Efecto Gamonal se ha extendido por las calles de toda España. Hasta los bomberos se han enfrentado a la policía en Madrid lo que ha generado una oleada de protesta de los bomberos de otros puntos del país y una ruptura entre administraciones de la capital. El terremoto está rompiendo a las propias instituciones y está dejando cada vez más solo al poder y a sus fuerzas represivas.

Cataluña sigue ensanchando su brecha con España. El Parlamento catalán ha aprobado pedir al parlamento español la competencia para celebrar referendos. Saben que es una petición que choca con la Constitución pero es la forma que han encontrado los nacionalistas de provocar un nuevo movimiento sísmico para zarandear al gobierno. Ya han conseguido provocar un seísmo entre los socialistas catalanes. El terremoto catalanista puede obligar a una reforma constitucional y a una regeneración política que contagie al resto del Estado español.

Los temblores agitan también las aguas políticas tan reacias a moverse. Por izquierda y derecha, esta semana se han presentado nuevas candidaturas que pueden sacudir el panorama. Pablo Iglesias se presenta con Izquierda Anticapitalista como opción electoral que puede dividir el voto izquierdista o por el contrario, obligar a Izquierda Unida a reaccionar y crear un gran frente de izquierdas. Por la extrema derecha, al PP y a UPyD les ha salido competencia con VOX, partido de Ortega Lara muy cercano en postulados al franquismo. Bienvenido sea si divide y debilita el voto ultra.

Algo está pasando, todo se mueve. Prueba de ello es el miedo de los que no quieren que nada se mueva para no perder su sitio. Prueba de que el PP se tambalea son sus traspiés y las declaraciones fuera de lugar de sus miembros llamando “atentados” a las protestas de Gamonal y terroristas itinerantes a los vecinos de este barrio de Burgos.

Muchos quieren ver en Gamonal un nuevo 15M, el inicio de la segunda y definitiva oleada del terremoto social. Es difícil decirlo. Todo se ve borroso como en la fotografía de un terremoto. Aunque la impaciencia nos haga desear un seísmo que lo cambie todo de golpe, es más razonable pensar que esto es un terremoto a cámara lenta en el que tardaremos tiempo en ver los resultados. Cuando termine el temblor, estoy seguro de que habrán caído torres muy altas. Pero también nos quedará mucho por reconstruir.

‘Carne Cruda 2.0’ (15/01/2014) – Todas las claves sobre Gamonal

Todas las claves sobre Gamonal Hablamos sobre los conflictos del barrio de Gamonal el Burgos. Contamos con Raúl Salinero (Concejal de IU en el Ayuntamiento de Burgos), Ana Moreno (presidenta de la Federación de vecinos de Burgos Francisco de Vitoria), Jesús Ramiro (Presidente Consejo de barrio asociación de vecinos de Gamonal), Manuel Alonso y conectamos con Burgos con Pedro Sedano

Todos somos Gamonal enero 15, 2014  

Gamonal somos todos. Gamonal somos todos porque lo que ocurre en Gamonal es lo que nos está sucediendo a todos. Gamonal es la síntesis perfecta de lo que ocurre y ha ocurrido en este país en los últimos cinco años y en los últimos treinta. En Gamonal están las causas y las consecuencias del hundimiento. En Gamonal está la reacción ciudadana al abuso de quienes han hundido este país flotando por encima de nuestras posibilidades. En Gamonal están las víctimas y los culpables. Está la posibilidad de cambiar las cosas y la respuesta que puede cambiarlas.

En Gamonal está la especulación urbanística de un constructor condenado por corrupción, Antonio Miguel Méndez Pozo, alias “el jefe”, dueño urbanístico y mediático de Burgos, que se enriquece de dinero público con el apoyo político del ayuntamiento del PP y la cobertura informativa de la prensa de la que son dueños Méndez Pozo y su socio el también constructor, José Luis Ulibarri, el otro magnate burgalés, imputado por el caso Gürtel.

En Gamonal están las claves de la podredumbre de este país: constructores corruptos, voraces y omnímodos que saquean las arcas públicas y el espacio de todos con la complicidad de nuestros representantes políticos y la propaganda de periodistas y medios de manipulación de masas que encubren los tejemanejes de sus patronos y criminalizan las protestas de los vecinos. Gamonal es el fracaso de nuestra democracia.

Pero Gamonal también es el éxito de la ciudadanía concienciada que se levanta y lucha por una vida a la medida de la gente. Gamonal arde. A veces literalmente aunque las manifestaciones quieren ser pacíficas. Pero es difícil mantener la calma cuando el que te está pisando la cabeza no escucha tus gritos. Es difícil no revolverse cuando la policía te está moliendo a palos, entrando en los portales de tu barrio, deteniendo y metiendo miedo.

Se ha criticado la violencia de las protestas. Incluso quienes defienden la legitimidad de la indignación vecinal afirman que la pierden cuando la indignación se vuelve violenta. Pues me van a permitir que discrepe. No estaríamos hablando de Gamonal si no hubiera habido violencia. No hablaríamos del éxito de las protestas si las protestas no se hubieran calentado. No llamo a la violencia pero la entiendo. Me parece cada día más inevitable. Y empiezo a pensar que es la única manera de que se escuche a la ciudadanía.

Es más. Mucho más violento me parece especular con la vida de miles de personas de un barrio para embolsarte una millonada de dinero público. Violencia es el periodismo servil y la política vendida que ampara estos abusos. Me dirán que es demagogia. Demagogia es decir que la violencia estructural no es violencia. Demagogia es decir que un contenedor quemado es terrorismo y hacer pasar por democracia lo que es matonismo. Frente al matonismo, así lo pienso, la violencia vecinal está más que justificada.

Gamonal suena como amonal pero eso no significa que sus vecinos sean terroristas como ha sugerido el PP, como afirma Ana Botella que ha llamado a las manifestaciones “atentados”. Gamonal suena como amonal y a muchos nos gustaría que fuese la mecha del estallido social que este país necesita para quitarse de encima a sus corruptos. Pero aunque no lo sea, Gamonal ya ha sido la demostración de que juntos podemos.

Todos somos Gamonal: ojalá estallemos.

El bulevar de la dignidad