http://www.rtve.es/alacarta/audios/carne-cruda – Silvia Pérez Cruz, voz de escalofrío – 06/07/12

Está tan mal la cosa del empleo que la gente no consigue trabajo ni en la muerte. En la localidad castellonense de Calig, con una alta tasa de paro, se ha convocado una plaza para ser el enterrador del pueblo y ninguno de los vecinos que se presentaron ha conseguido el puesto. Es para morirse. Tal y como están las cosas, es la única manera de obtener una plaza segura en el cementerio. Nadie aprobó el examen teórico. La alcaldesa no se lo explica. Las preguntas eran muy sencillas. Operaciones matemáticas simples y nociones básicas de peonaje. Pues yo tampoco hubiera aprobado. Lo siento señora alcaldesa pero no creo que ni siquiera en la teoría estemos preparados para la muerte. Morirse es algo que sólo conoce el que la práctica, la practica una sola vez y no puede volver para enseñarnos cómo se hace. Así que por mucho que la veamos pasar a nuestro lado, que casi la palpemos cuando se nos muere alguien cercano, no creo que jamás lleguemos a saber morirnos, ni siquiera cuando nosotros elegimos el momento. Podemos elegir el momento y el modo pero la muerte no hay quien la aprenda. Sí que podemos aprender de ella. Pues qué es la vida sino una preparación para el último examen.

Dejadme divagar unas líneas más por este camino que me ronda desde ayer y que comparto hoy con vosotros para que mi paseo sea menos solitario. Ayer leí que ha muerto alguien que fue un maestro en el arte de vivir con más vida mirando de frente a la muerte. Hace unos días falleció a los 98 años, Theo Francos, hijo de emigrantes españoles en Francia, que luchó con los republicanos en la Guerra Civil, con los aliados en la II Guerra Mundial y que sobrevivió a un fusilamiento de los nazis. La insignia metálica de paracaidista que llevaba en el pecho, desvió y amortiguó la bala lo suficiente para dejarla alojada a unos centímetros del corazón. Eso es caer de pie, como buen paracaidista.

Theo vivió 68 años con la bala en el pecho. Le daba miedo extraerla y decía que sacaba del metal del proyectil la vitalidad que le hizo estar en pie casi un siglo. Cada tres meses, pasaba una revisión para comprobar que la bala no se había movido. Vivió con la sentencia de muerte pegada al corazón la mayor parte de su vida, la tuvo siempre presente, algo que olvidamos la mayoría dejando que la vida se nos escape como un tiro mal dado.

Por eso, ayer leyendo la tremenda historia de compromiso, lucha y supervivencia de Theo Francos, pensé mucho en esa bala, ese trocito de metal que da miedo tocar pero también regala la fuerza para afrontar los días y las noches con ganas o incluso con arrojo. Pensé que me gustaría tener una bala en el corazón. Pensé que cada tres meses haré revisión de mi bala en el pecho para ver si mi vida se ha movido en la dirección que yo he querido o le he dado sin querer al gatillo. Recordé algo que trato de olvidar: que la vida nos puede pegar un balazo en cualquier momento, a nosotros o a los que queremos, sin tiempo de decir ni siquiera “no me ha dado tiempo”. Y pensé en un método tan sencillo que es casi infantil para volver a tirarse en paracaídas cuando te sientas impotente, sin fuerzas, hastiado o, como mucha gente en estos días, con la pistola en la nuca. Piensa que llevas una bala en el pecho. Acuérdate cuando lo necesites de esa bala que el viejo Theo Francos llevó 68 años junto al corazón para recordarle por lo que había luchado y por lo que merecía la pena seguir viviendo. Acuérdate de esta historia.

No te saques la bala. Déjala dentro.

Enlace a la historia de Theo Francos:

http://politica.elpais.com/politica/2012/07/05/actualidad/1341440604_744025.html

Carne Cruda tiembla con el debut en solitario de SILVIA PÉREZ CRUZ. La ex cantante de LAS MIGAS y voz de más de 20 discos presenta 15 DE NOVIEMBRE: obra producida con mimo por REFREE, llena de rincones y quiebros en los que la voz desnuda de Silvia te toca la médula. Y a ti, ¿QUÉ VOCES TE ENLOQUECEN?

  http://www.youtube.com/watch?feature=player_embedded&v=_-HsaMb8bhw

   Carne Cruda entra en la prisión de mujeres de Santa Mónica (Perú) de la mano de MARCO AVILÉS, pero hablando de escritores no podemos dejar de recordar a WILLIAM FAULKNER en el 50 aniversario de su muerte, porque aquí SOMOS MUY DE FAULKNER ¿¿Y TÚ DE QUIÉN ERES? ¿¿DE QUÉ ESCRITOR ERES MUCHO??